Deconstruyendo a John Cobra

Voy a hablarles de una persona que verdaderamente ha revolucionado el mundo del arte interpretativo. Me refiero a John Cobra, un joven expresidiario valenciano, rapero en ciernes y fundador de un estilo de lucha llamado vale calle que se ha hecho relativamente famoso en Internet gracias a sus vídeos.

En sus vídeos, podemos verle en diversas situaciones límite, a saber: rapándole el pelo a un mendigo, dándo una clase práctica sobre cómo abrir la cabeza a un enemigo de un botellazo, haciendo el bestia con la moto, haciendo dominadas colgado del balcón de un tercer piso, vacilando a la policía, etc…

La primera impresión que causan sus vídeos en la mayoría de la gente es de profundo rechazo (comprobar aquí), pero una vez que el ojo se acostumbra, y se educan los sentidos, uno percibe el profundo valor artístico de los mismos; e incluso se le coge cariño. John Cobra es un verdadero artista outsider, que deja a la Fura dels Baus a la altura de los actores de los anuncios del Club Zed.

No menos fascinante es el fenómeno antropológico subsiguiente a la publicación de los vídeos. Los macarras del mundo siempre han interpretado cómo una provocación cualquier tipo de demostración de fuerza y/o agilidad, y los vídeos de John Cobra no iban a ser una excepción. Pronto empezaron a aparecer otros vídeos en youtube de personas que querían matar a John Cobra, he aquí algunos ejemplos 1 2 3.

En resumen, ésto si que es un fenómeno sociológico molón, y no Gran Hermano.

Anuncios

7 Respuestas a “Deconstruyendo a John Cobra

  1. Pingback: Deconstruyendo a John Cobra

  2. He tenido suficiente con un par de videos (por hoy) para comprender la finura intelectual del personaje. No sé, sin embargo, si seguiré profundizando en el estudio de sus teorías pues temo colgarme como me paso con Torrente.

  3. Pingback: La concejala y las profecías insólitas « Ponga un mostrenco en su vida

  4. Jolines, por leerme el archivo, casi me atraganto con la comida!!
    En fin, Mostrenco, me gusta tu blog y te leero asíduamente! Pero cosas como esa individuos me pueden quitar las ganas.
    Pues no está el tío intentando plagiar al mito más grande de las hostiejas cinemátográficas – el irrepetible y staloniano detective Cobretti! Le sale fatal, por cierto. ¡Pathos a raudales!!

  5. ¡Menudo Onvre! me ha hecho comentar y todo.

  6. Pingback: Asesinos cibernéticos. « Cerebro de Espuma II

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s