El coñacismo

Vivimos en un siglo preñado de nuevas ideas, nuevos movimientos sociales y, en definitiva, nuevas monsergas (unas dos cada semana). Creo haber descubierto una de ellas, que está además a medio camino entre la tendencia filosófica y la enfermedad mental, de la que nadie, ni siquiera las noticias de Antena 3, habían hablado antes. Como descubridor me corresponde bautizarla, y he escogido para ella el esclarecedor nombre de coñacismo. Mis asesores me recomendaron llamarla coñacing, pero tal es el amor que siento por mi lengua materna que me he negado. Supongo que esa leve diferencia hará que los prestigiosos científicos de la televisión jamás se fijen en mí. Pero yo me debo a ustedes, queridos lectores, y supongo que ya se estarán preguntando, ¿pero qué es el coñacismo? Vamos a ello.

Todos conocemos a alguien que, habitualmente tras llegar a cierta edad, siente la imperiosa necesidad de convertirse en un adulto. Desde niño ha esperado que llegue el día en que ésto suceda, noche tras noche se acuesta con la esperanza de despertar al día siguiente siendo un adulto, pero se despierta igual que se acostó. Decide entonces poner de su parte, y se dice: ¡ya eres un adulto, debes cambiar tu actitud! y a partir de ese momento empieza a mirar con cierta condescendencia a sus colegas, y a salir menos. ¡Son los primeros síntomas del coñacismo!

Pasan los meses, y no es raro ver a éste sujeto analizando concienzudamente los periódicos. Puede que no lo sepas, pero seguramente tiene uno de esos blogs con un título aparentemente filosófico (¿cuántos centenares de blogs se llaman “Sólo sé que no sé nada”, o “Yo soy yo y mi circunstancia”?), una foto suya levemente distorsionada a un lado, pero lo suficientemente clara para que se pueda observar su expresión grave, que no es si no un preludio de los sesudos análisis que ahí van a vertirse. Los temas preferentes serán política y economía (locales, por lo general).

A menudo dejará su impronta en otras redes sociales, como por ejemplo meneame.net, dónde se tomará todas y cada una de las normas al pie de la letra y castigará con mano de hierro a quiénes las incumplan. Actuará, además, cómo si a todo el mundo le importasen enormemente sus comentarios, que por lo general serán aburridos y estériles.

En una etapa posterior, la condescendencia con los colegas llega a límites peligrosos. Los amigos no se atreven a permanecer con el sujeto a solas, pues pronto empiezan los sermones: “a ver cuándo te buscas un curro”, “¿todavía estás estudiando?”, “tu blog es una niñería, deberías aprender del mío”,  “ya va siendo hora de que dejes de esnifar pegamento”, etc… En muchos casos, las relaciones con el sexo opuesto también se ven seriamente afectadas, pues el sujeto desarrolla una prisa febril por el matrimonio. Lo considera una excelente manera de rubricar su madurez.

El sujeto, además, termina por perder todo el sentido del humor que alguna vez pudo tener, y se toma en serio absolutamente todo lo que vé. En éste momento es el blanco ideal de sectas, psicólogos sin escrúpulos, curanderos, astrólogos o monserguistas profesionales de cualquier tipo (por lo que es sumamente peligroso que vea las noticias de Antena 3). En su blog aparecerá un artículo sobre la brecha digital, o sobre los chemtrails, o sobre cualquier otra conspiración. ¡Artículos en serio! No es imposible que durante esta etapa el sujeto se vuelva cristiano (si anteriormente era ateo) o budista (si anteriormente era cristiano). Por motivos geográficos y culturales, ignoro en qué se metarmofosean los budistas coñazos. Si alguno de mis lectores, sin duda más cosmopolitas que yo, puede arrojar algo de luz en este asunto, se lo agradeceré de corazón.

Por lo general, llegados a esta etapa, pierden contacto con los amigos, haciendo muy difícil la tarea de tomar datos sobre la evolución del coñacismo en etapas avanzadas. Se agradece información adicional.

P.D: Tengo la costumbre de añadir al menos una imagen a todos mis artículos. Llevo varios días con el artículo escrito, me he devanado los sesos y no se me ha ocurrido ninguna. Les invito a ustedes, lectores, a enviarme sus sugerencias. La mejor será añadida al post.

Anuncios

22 Respuestas a “El coñacismo

  1. Genoveva María de los Santísimos Amores

    Esta es la imagen que me ha venido a la mente mientras leía tu post o como-hostias-se-llamen-los-textos-estos:

    Entenderé que no la consideres del todo apropiada, pero no puedo evitar que me gusten las gamberradas.

    Por lo demás, felicidades, la descripción de los sujetos-coñazo (yo casi ignoraba de su existencia hasta que caí en las redes de Internet) me ha parecido bastante fiel.

  2. ¡Por el amor de Dios!, ¡éste es un blog para gente de bien!

    Ahora mismo voy a confesarme.

  3. Genoveva María de los Santísimos Amores

    Madre mía, que estrechez de mente, válgame Dios.

    Si lo sé, te cuelgo una estampita o algo…;-)))

  4. Pingback: Argumentum ad nordicum « Ponga un mostrenco en su vida

  5. TU LO QUE ERES ES UN MOSTRENCO QUE NO QUIERES LA PAZ!!! VIVA LA PAZ!!!

    Esto decía una amiga mía hace tiempo cuando quería llamar la atención de algún chico.

    Sobre lo otro, pues no sé muy bien que decir.

    Yo acabo de partirme de risa con un blog entero dediado a los chemtrails estos… En fin, a ver si aprendéis de mi blog. JAJAJA

  6. Un amigo me recomendó tu blog, y vengo a él con la mejor voluntad, dispuesta a luchar contra el coñacismo y sus adlateres. Permíteme continuar estudiando tu blog, para evitar esa dolencia u otra de tipo similar.
    ¡Fuera el coñacismo!

    PD. Muy divertido, de verdad, ahora me voy a ver que son los chemtrails esos

  7. Estudia el blog todo cuánto quieras, que para eso está.

    Me sorprende que te lo haya recomendado un amigo; por lo general son los enemigos los que recomiendan blogs cómo éste.

    Gracias por unirte a la causa.

  8. Una foto de un judio nazi sería espléndida para ilustrarlo!

  9. Um…. no es mala idea. Pero un judío nazi es más bien, por propia naturaleza, un hombre de acción.

    El coñazo ideal ejerce su coñacismo desde la tranquilidad de su hogar.

  10. Para esta gente tengo la frase de El Tío La Vara, el azote de los coñacistas, personaje de José Mota, paisano mío que exporta el humor manchego llenándonos de orgullo, sin menosprecio por supuesto a la gente de La Hora Chanante:

    Tontos del mundoooo!!! Sus viá crujir vivoooosss!!!

    Buscad “tio la vara” en youtube, ya veréis.

    Reconoceréis enseguida a los coñacistas.

  11. El tío la vara es un auténtico mostrenco.

  12. Interesante autodefinicion, podrías poner tu propia foto.

  13. ¿Seguro, andres_Sevilla?

    Me pregunto entonces a qué se debe tu incondicional afición a éste coñazo de blog.

  14. El blog me gusta y lo sabes, ademas me gustan los blogs donde hay opiniones diferentes a la mía.
    Si me meto en un blog donde la gente piensa igual que yo, que gracia tiene, y que aprendo ?.
    Aun asi, lo de coñazo viene de que ya me has tachado de coñacismo varias veces, y me pregunto quien seria mas coñazo en la vida real, si tu o yo?
    Seguimos atacándonos y no es lo que busco… pero he de reconocer que me encanta.
    Haber si para el siguientes post podemos discutir sanamente sin tirarnos los trastos Jenny, tu y yo.
    Esta claro que ustedes dos tenéis un punto de vista y yo otro, partiendo de ahí creo que no debería haber mas problemas.
    Ya hemos demostrado suficientemente bien nuestro ingenio para dejar al otro por suelos y a mi me cansa.

  15. De lo que no cabe duda, andres_Sevilla, es de que eres mi lector más extraño.

    El próximo artículo, que publicaré mañana, trata sobre la vida de un personaje bastante bizarro que vivió en el siglo XVI. Tendrás que esforzarte al máximo para iniciar una discusión, sana o no, con semejante materia prima.

  16. No digas más, Mostrenco…¡¡el genio chalado de la nariz tuneada!!

    Espero que sí, porque el artículo de la güiquipedia no explota lo suficiente todo su potencial macarra y me he quedado con ganas de más.

    andres_Sevilla, por alusiones te contesto: no es porque esté en desacuerdo contigo que me mosquee (es un decir), si no porque tus opiniones son predecibles, estériles y no hay manera de que me motiven a reflexionar.

    A ver si consigues lucirte algún día y sueltas algo tan verdaderamente novedoso como “los gayis también son personas humanas y yo tengo un amigo de esos” o “la edad de oro de Marujita Diáz pasó hace tres siglos”…no sé,algo grande, que dé por fin cuenta de lo moderno, culto y bien informado que estás.

  17. No se, no pienso igual que ustedes. Me gusta tener en cuenta lo que piensa la gente, y suelo sacar reflexiones de casi todo. Sobre todos los temas que hemos discutido he reflexionado sobre vuestras opiniones porque son respetables, aunque no las comparta.
    Si tu, Jenny, no has reflexionado sobre mis puntos de vista, el problema lo tienes tu, no yo.
    El reflexionar sobre algo te puede servir para sacar conclusiones y, o cambiar de opinión o reforzarla aun mas.
    Yo suelo reflexionar sobre puntos de vista que no comparto para entender porque se piensa así.
    Las Religiones por ejemplo , es un tema que me trae de cabeza continuamente, y no creo en las Religiones, pero me hace reflexionar mucho(sobre todo para auto-convencerme de mi postura normalmente).

  18. Mis opiniones no son respetables, te lo aseguro. Lo único que es respetable es, en todo caso, mi derecho a opinar.

    Si te interesan las religiones, me atrevo a recomendarte un par de artículos de éste blog:

    Dios y el gramófono .
    Dualismo y monismo .

  19. Bufff, estas seguro ??(no sabe lo que ha echo xD) tengo discusiones infinitas sobre las religiones en blogs porai perdidos…lo tendré que dejar para otro día porque te juro que me echan del curro y estas discusiones siempre son muy largas.

  20. ¡Dios santo, sufro de coñacismo! Al artículo le falta una solución a esta enfermedad, por favor, que sino tendré que ir al psicoanalista o a un psicólogo de conductas.

    Descubrí tu blog poniendo en google, exáctamente, “la generación apocalíptica” y dí con el artículo de ese mismo nombre. La forma de a la vez definir y cachondearse de la invasión del macarrismo y la dejadez me hicieron leer mas del blog, y aquí estoy, en la página 7.

    Si vas publicando más artículos como veo que hacías antaño algún comentario dejaré, y podrás, si te interesa como en el artículo de la generación, conocer algunos puntos de vista de un chaval de 16, con un toque coñacista, claro está, sino no habría llegado a tu blog 😛

  21. Gracias Dayman… como ves, has pillado el blog en una época un poco apagada, pero aquí sigo, con la misma mala leche de siempre, esperando a que vuelvan las musas.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s