Argumentum ad nordicum

Muchos de ustedes creen que este es un blog de mala muerte, ¡pero nada de eso!, desde aquí se llevan a cabo investigaciones de gran alcance y relevancia. Hace sólo unos días hablábamos del coñacismo, revolucionando el mundo de la psicología.

El descubrimiento de hoy es más impactante aún, pues dejará obsoletos los antiquísimos tratados de lógica y retórica. Se trata de una nueva falacia argumentativa, jamás descrita hasta hoy, y que he bautizado como argumentum ad nordicum.

Recuerdo la primera vez que me topé con el argumentum ad nordicum, circa 1998, en clase de gimnasia. Era uno de esos días de lluvia en los que el profesor, un individuo con botas camperas y pantalones de cuero al que jamás ví correr, nos explicaba “teoría”. Después de pedirnos permiso para fumar en clase, nos contó que debíamos comer la fruta antes de la comida, y no como postre. Éramos niños, y nuestra curiosidad todavía no había sido pisoteada, de modo que alguien preguntó: ¿por qué? La respuesta del profesor fué misteriosa: porque en los países nórdicos lo hacen. Desde entonces no he dejado de escuchar esta argumentación para justificar todo tipo de cosas.

Ha surgido una especie de mitología moderna en torno a los países nórdicos, y más en general en torno a todos los países que no pertenecen al Sur de Europa. Hablaremos de algunos de éstos mitos:

– En los países nórdicos no hay delincuencia:

Tengo algunos testimonios, además del testimonio del sentido común, de que esta afirmación no es cierta. De entrada, mi antiguo casero, un hombre que ha viajado por los cinco continentes, me confesó que el único lugar en el que ha temido por su vida fué Oslo, tras verse en medio de un tiroteo. Para continuar, un pariente mío, también muy viajado, cuenta entre sus experiencias más desagradables el ambiente chungo de Belfast (en los 90), una visita al barrio macarra de Los Ángeles, un bombardeo en la antigua Yugoslavia y una noche de fin de semana en Finlandia, en la que el salvajismo etílico de los rubios y civilizadísimos fineses desaconsejaba poner un sólo pie en la calle. Por mi parte, durante mi breve estancia en Estocolmo hace un par de años, tuve ocasión de pasar más miedo que en toda mi vida a pocos metros de la estación central, dónde unos individuos a medio camino entre el matón y el chulo de putas organizaron una extraña bronca en un local. Cuando salimos de allí despavoridos, un vagabundo por poco nos mea en los pies.

– En los países nórdicos no hay mendigos:

Yo los he visto (y oído, ¡incluso escuchado!), por lo menos, en Suecia y en los Países Bajos, y no eran pocos precisamente. Lamento enormemente no haberles hecho fotos.

– En los países nórdicos el transporte público es excelente y gratuíto:

Eso debieron pensar unos compatriotas que encontré en el tren de Amsterdam al aeropuerto, que celebraron estruendosamente la ausencia de torniquetes en la estación. ¡Menuda sorpresa cuándo les echaron del tren!… probablemente perdieron el avión. ¡El argumentum ad nordicum puede causarte problemas, mijn vriend! Por cierto, la mejor red de metro que conozco hasta ahora es, con diferencia, la de Madrid, tanto en precio como en calidad. A título de ejemplo, mencionaré que los billetes de metro de Estocolmo medían unos 30 cm, y no había forma automática de “picarlos”; además, la cadencia era más o menos de un convoy cada 15 minutos, en hora punta.

Podría seguir hablando del tema de la educación, de la estabilidad, etc… , pero creo que ya me he pasado de pedante, y no quisiera aburrirles. Si viajan ustedes, y lo hacen con los ojos abiertos, se darán cuenta de que España no está tan mal, y de que el resto de Europa está peor de lo que, por algún misterioso motivo (¿quizá el recuerdo de las narraciones de los exiliados?), imaginamos.

Antes molábais, ¿qué os ha pasado?

Antes molábais, ¿qué os ha pasado?

Anuncios

9 Respuestas a “Argumentum ad nordicum

  1. Empollón-mostrenco, tienes que entender una cosa. No todos hemos tenido la oportunidad de viajar hacia esos países tan “civilizados” de los que hablas.
    En mi caso particular, que es más bien triste, te diría que lo justito he salido de mi barrio.

    No nos queda otra que conocer las excelencias del Norte por medio de publicaciones, libros o los testimonios de los que si han viajado (o tienen un cuñado, que tiene un portero, que tiene una hija que en el viaje de novios fue a Finlandia).

    La mayoría de las publicaciones a las que he tenido acceso hablan de los países nórdicos como una suerte de paraíso terrenal , eso si, con mucho frío y poca luz.
    Lo único malo que he leído de ellos es que el índice de suicidios (un indicador que siempre me ha descolocado, no sé muy bien como interpretarlo) suele ser bastante o muy alto.

    En fin. Una tiene el sentido común suficiente como para poner en tela de juicio todo lo que lee.

    Así pues, enhorabuena por tu post y si algún día viajo tendré en cuenta que hay mucho macarrismo por las calles nórdicas.

  2. Te pierdes menos de lo que imaginas. Viajar está muy bien, pero desconfía de todo aquel que te hable de “choques culturales” tras pasar dos días en Berlín.

    Si te vas a Nueva Guinea, o a Angola, vale… ¿pero en Berlín?

  3. Totalmente de acuerdo contigo, debido a mis estudios( que van al tran-tran), recibi unas estadisticas sobre los asesinatos de mujeres a manos de sus parejas y cual seria mi sorpresa cuando vi que España no esta ni mucho menos entre los primeros paises en casos de violencia de genero. Pero la sorpresa fue mayor cuando vi que entre los primeros puestos estan los paises nordicos y con mucha diferencia con España.

  4. No olvides que hasta hace unos pocos siglos, la idea nórdica de una cita pasaba por el secuestro, la violación y el incendio de la aldea de la moza.

  5. ¡¡Qué romantico!! Mi churri nunca le ha pegado fuego a mi casa. Ni un mísero insulto hacia mis progenitores, he logrado sacarle.
    Está claro que algo falla…

  6. Siempre podremos ser grandes inventores de ficciones variadas y argumentar que el motivo de que podamos mover nuestros músculos es que los nórdicos, en 1950, invocaron un conjuro para el Amejoramiento Del Ser Humano. Anteriormente, todo humano era una estatua que fingía movimiento. ¡He aquí otra cruel verdad!

  7. Estimado Sr. Mostrenco:

    Yo tampoco he viajado a esos países nórdicos remansos de paz y armonía. Pero creo, naturalmente sin conocimiento científico alguno, (forma ésta genuinamente española de afirmar verdades como puños) que ese clima, y esa falta de luz debe afectar negativamente al carácter. De esta forma a algunos le da por ganar dinero para disfrutar a tutiplén en países soleados y a otros por hacer el burro.
    En definitiva es una cuestión interesantísima que daría para hablar durante horas, y así resolver definitivamente el tema sentando cátedra. Naturalmente tal cuestión debe discutirse en una terracita bajo el sol otoñal y con una cañita en la mano, puesto que, al modo vikingo, esto es, encerrados en una salita enmoquetada y con jarras de cerveza del tamaño de un cubo, terminaría seguramente mal.
    Un saludo Sr. Mostrenco

    firmado: un sociólogo de salón

  8. Más que en la falta de luz, el secreto está, diría yo, en el hecho empírico de que en todas partes cuecen habas.

    Vamos, que tontos del culo hay aquí y también en Helsinki.

  9. Estimado Sr. Mostrenco: naturalmente que se cuecen habas en todas partes.
    Simplemente estaba utilizando el argumento ad climam, que también es bastante recurrente, combinado con el “ad hispaniae” que es lo más de lo más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s