Nuestros aliados

Saltándome un par de prohibiciones, a saber, la de no escribir en tiempo de exámenes y la de evitar los temas de actualidad, voy a escribir sobre las últimas andanzas de Israel en la franja de Gaza. El motivo es que, hablando claro y simple, ya me han tocao los güevos.

Partamos de una base tan optimista como ficticia, a saber, que Israel vivía en paz y armonía, sin molestar a nadie, hasta que los malvados palestinos de Gaza se pusieron a tirar cohetes Katyusha de estraperlo y de uno en uno contra sus ciudades. Digo ficticia por que Israel ha sido, con diferencia, el país más belicoso del siglo XX, y eso pese a la grave desventaja de haber sido fundado en 1948. Supongamos también que Palestina fuese un estado soberano como otro cualquiera.

¿Justificaría eso, en caso de ser así cómo lo he pintado, una acción armada por parte de Israel?, pues no parece muy descabellado. ¿Justifica eso que Israel, toda una potencia militar, enfrentada a una infranación como la franja de Gaza se pase por el forro todas las leyes internacionales para tiempo de guerra?, ¿justifica que los servicios humanitarios se lleven cañonazos?, ¿y la censura a la prensa?, y sobretodo, ¿justifica que tengamos que seguir riéndoles las gracias? Juzguen ustedes mismos.

Estamos ante, probablemente, la guerra más asimétrica de la historia de la humanidad; tanto es así que incluso se me hace raro llamarla guerra, y hasta el término incursión de castigo se me antoja corto en significado. Sin embargo son nuestros aliados, y las alianzas, como pueden ver, se parecen más a las aficiones futboleras que a otra cosa.

Cosa curiosa es que la derecha católica española se haya puesto de parte de Israel de una forma ciega e incondicional… su otrora líder, Franco, que no reconoció jamás el estado de Israel, estaría muy disgustado si pudiera verles. Por no hablar de Tomás de Torquemada, que simplemente no daría crédito a sus ojos.

Por otro lado, en occidente estamos siendo testigos de otro tipo de agresión, mucho más sutil y menos grave, a saber, la de los comentarios subnormales aquí y allá, fomentados especialmente por la puta manía de convertir cualquier evento, desde un bombardeo hasta una nevada, en un pseudodebate de política local.

Así, por ejemplo, no es difícil ver a personas adultas afirmar sin titubear que es posible combatir el terrorismo con bombarderos y artillería, lo cuál viene a ser algo así cómo cazar moscas a cañonazos, pero más salvaje aún. Desde luego no duele tanto como recibir un tiro, pero a mí, sinceramente, escuchar a gente adulta diciendo semejantes gilipolleces me causa cierto dolor. Además, la maldita manía de tener a los ejércitos occidentales por garantes de la paz, repletos de héroes y bienhechores, armados más a menudo con mantas y biberones que con ametralladoras, siempre me ha fastidiado bastante, por su insultante falsedad.

.

Aprovecho para enviar un saludo a Pedro Vera, uno de los mejores dibujantes de cómics que conozco

Aprovecho para enviar un saludo a Pedro Vera, un auténtico genio del cómic

.

Sin duda habrán sido testigos de más de una conversación al respecto. Les presento a continuación una breve guía con frases hechas para que puedan ustedes hacerse los interesantes, sin necesidad de tener ni puta idea no ya de historia, si no de lógica elemental. Incluyo además, respuestas mostrencas, para aquellos de ustedes que piensen, como yo, que ante ciertas personas el uso de la lógica y los buenos modales son una pérdida de tiempo, y vale más decir alguna barrabasada para así, al menos reírse un rato:

– Es que los israelíes han sufrido mucho, y ahora lo pagan con los demás.

¡Espera, espera!, ¿vas a psicoanalizar a un país entero así, sin cobrar?

– Es un tema muy delicado. (Guárdese a continuación un silencio grave, y pásese a continuación a hablar de fútbol).

Hablemos, pues, de Paquirrín.

– Si tan mal están los palestinos, ¿por qué no emigran?

Es que se han acostumbrado al clima del Mediterráneo oriental, único en el mundo.

– Los niños muertos los “pone” Hamás.

Así es, los encargan a París. Además todavía no los han pagado.

– Los palestinos son unos fanáticos religiosos.

El pueblo elegido es, sin embargo, un ejemplo de comedimiento y laicismo.

– No todos los judíos apoyan la guerra.

Hay quien dice, incluso, que hay judíos altos y bajos. Francamente, yo no sé qué pensar.

Si los palestinos tuvieran armas, estarían masacrando a los israelíes.

A no ser que Supermán se pusiera del lado de los israelíes.

Ante la posibilidad de que algún coñacista lea este artículo y se vea tentado a darme la murga en los comentarios, diré explícitamente que tengo dos amigos judíos (cantidad nada despreciable teniendo en cuenta que vivo en España, país cuya “santa” inquisición los espantó a conciencia), uno de ellos israelí. De modo que pueden ahorrarse las acusaciones de antisemitismo… que ya no estamos en los años 30.

También sé que los cohetes Katyusha, aunque tengan setenta años y una precisión de mierda (la cuál aconseja lanzarlos en grandes cantidades, como sabe cualquier aficionado al cine bélico), no tienen ni pizca de gracia; pero las cifras son las cifras. Además, de una organización terrorista pueden esperarse ataques a civiles, pero, ¿de un estado?

Anuncios

14 Respuestas a “Nuestros aliados

  1. Efectivamente. Véase mi post sobre el tema y comentarios. Prácticamente se repite lo que dices. ¿Cuántas conversaciones como esta habrá habido en Internet? Cientos? Miles? Cientos de miles?

  2. A mí me da mucha penita toda esta historia.
    Los de Hamás son unos salvajes (lo han sido siempre, ésto no es nuevo), el Estado de Israel tiene de democrático y laico lo que yo de rubia (tampoco es ninguna novedad), cientos de niños palestinos muriéndose , sus padres que clamarán por siempre venganza, la derecha que se alinea por sistema con los judíos (a Franco le hubiera dado un yuyu), algunos periódicos que aprovechan para colarte la imagen de un niño muerto, el hermano del niño muerto que el día de mañana se irá a inmolarse en una discoteca en Israel…Y tanto odio, tanto sufrimiento, tantas muertes, porque media docena de idiotas andan compitiendo por ver quien la tiene más larga.

    No, yo tampoco tengo la impresión de que sea una guerra. Más bien es una masacre. Y lo más triste es que lo único que están logrando es sembrar -aún más, si cabe- el odio entre la población palestina, de manera que la espiral nunca cesará porque siempre habrá alguien deseando vengar a sus hijos, a sus hermanos, a sus padres…y entonces habrá alguien deseando responder a la venganza. Y con la tontería llevamos más de medio siglo viendo matanzas periódicamente. Un asco.

    Saludos.

  3. Gracias por comentar a los dos.

    Tiene su guasa que, el segundo párrafo del comentario de Jenny, de apenas siete líneas, muestre una compresión de los mecanismos de la violencia mucho más profunda y realista de la que parecen tener en la cabeza los políticos.

  4. No, no tiene guasa. Dan ganas de llorar. Cualquiera con dos dedos de frente que haya aprobado historia en 4º de E.S.O. o se haya visto El Padrino sabe de sobra que la violencia genera deseos de venganza, salvo pocas y encomiables excepciones.

    Yo soy una tía muy tranquila, pero si mañana veo que de mi casa sólo queda el sótano y que mi familia, amigos, etc. la ha palmado en un bombardeo -o en un ataque terrorista, igual me da- me cabrearía mucho. Y ya veríamos entonces si me seguiría portando como la tía templada que presumo ser.

  5. Pingback: Israel, nuestro aliado

  6. Te meneo, que te lo has vuelto a ganar.

  7. Um… no sé si me lo he ganado o no, el post no termina de gustarme, pero gracias.

    De hecho, estuve a punto de no publicarlo, pero K. , tras leerlo y reírse bastante (dicho sea de paso, tras acabarnos una botella de Lambrusco y unos gin-tonics) me convenció para que lo publicase.

    En fin… esperemos no atraer a demasiados moralistas coñazo.

  8. Lo típico, ya ves, unos cuantos que te llaman terrorista y poco más.

    Lo del Lambrusco os lo voy a perdonar porque he visto que habéis pasado mucho frío y privaciones estos días. 😉

  9. Me quedó con la última frase: “Además, de una organización terrorista pueden esperarse ataques a civiles, pero, ¿de un estado?”.

    Y ale… a estudiar, que seguro que vas a tener mucha suerte.

  10. Así es la cosa SBM.

    Afortunadamente los telediarios se han encargado de establecer muy claramente la diferencia maniquea entre terroristas y ejércitos. Por que de lo contrario, la verdad, sería bien difícil distinguirlos, salvo quizá por la solvencia económica.

  11. Lo mismo voy a decir una burrada enorme, pero creo que existe una extraña relación entre el inminente cambio político en EEUU y la prisa que se están dando los israelies en masacrar a cuanto palestino puedan…yo es que soy muy de “teorias conspiratorias”.

  12. Enhorabuena pues; no podrías haber elegido mejor momento en la historia de la humanidad para aficionarte a las teorías conspiratorias .Me ha dicho un contacto que tengo en la diplomacia que es posible hasta que hagan una carrera universitaria sobre ellas.

  13. Las teorías conspiratorias son golosas y alimentan la imaginación propia. Véase vídeo divulgativo del Amero, el último grito en cuanto a consparanoias que descansa en mi catedral del humor. Si me siento inspirado, tal vez me imagine una invasión de los centros comerciales a Madrid para arruinar completamente a la clase media y así crear una nueva sociedad de fuertes y ricos.

  14. Las conspiraciones están a la orden del día, hay que ser ingenuo para no verlas, con lo sencillas que son de crear:

    1. Un dirigente, vale un político, un banquero, ejecutivos de grandes corporaciones o un conjunto de todos ellos juntos.

    2. Una metira para tapar escándalos y hacer creer que todo va bien.

    ¿Sucede o no sucede a diario? ¿Cuántos pensáis que siempre dicen la verdad?

    Con cada mentira de esta gente sociópata, cerebros configurados para el beneficio personal a costa de la muerte y la pobreza, surge una nueva conspiración, esto es así y no lo veo otro razonamiento.

    Sí, las conspiraciones existen y están a la orden del día. Otra cosa es lo que nosotros especulemos que puede ser falso o cierto, el problema es no poder comprobarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s