Aviso: debate en curso

En los comentarios del artículo Los psicólogos salvarán el mundo acaba de empezar un debate con buena pinta.

.

debate

Anuncios

8 Respuestas a “Aviso: debate en curso

  1. Muy buenas estimado Sr. Mostrenco.

    La verdad es que el asunto promete. No tengo mucho tiempo para leer, y hoy he acabado con todos los comentarios.
    No tengo ni preparación científica, ni quizás filosófica para aportar nada nuevo: soy de letras, del antiguo BUP y COU, y desde segundo de BUP no volví a estudiar nada relacionado ni con las matemáticas, ni con la física, química o biología… (para que luego digan que la educación de antes era estupenda). Eso sí, todavía soy capaz de declinar en latín y griego, lo que me ha servido mucho en esta vida y me ha sacado de multitud de aprietos donde siempre salí victorioso gracias al conocimiento de las lenguas muertas (es broma, además se me ha olvidado casi todo).

    La cuestión que planteas en tu entrada, la que se deduce del debate, e incluso la entrada de monismo y dualismo, me ha recordado algo que leí sobre un libro publicado por “una psicóloga” doña Susan Blackmore, que venía a sostener que no existía la conciencia, solo un cuerpo moviéndose y haciendo cosas.
    Por mi ámbito laboral, las consecuencias son terribles: no siendo más que cualquier otro bicho de la naturaleza, ante esta perspectiva, quizás, la única opción sería destruir cualquier civilización y volver a las cavernas. ¿ Por qué ? Pues, porque nuestra sociedad se basa en la inquebrantable fe en el libre albedrío. Los conceptos desarrollados por el hombre de bien y mal carecerían de sentido, al igual que el premio o castigo. El amor no existiría y lo que siento, mis amores y mis odios, serían un espejismo de reacciones químicas. Y ante esta situación, sólo podrían ser aplicados en la relación interpersonal las leyes salvajes de la naturaleza.

  2. sbm, te responderé con un acertijo.

    ¿Qué duele más,

    una colisión inelástica entre los átomos de un puño y los átomos de una cara,

    o un puñetazo?

    Ambas cosas son, lógicamente, lo mismo. Como también son lo mismo las dos opciones que plantea la señora Blackmore.

    Llevando su razonamiento hasta el final, habría que admitir que tampoco debemos modificar nada, ni volver a las cavernas ni cambiar el sistema legal ni nada. ¡Podríamos estar programados para no hacerlo!.

    Su hipótesis no hace predicciones diferentes a las de la hipótesis del libre albedrío. Puede parecer paradójico, pero no lo es. Piensa que todos nosotros recorremos nuestra vida una sóla vez y en una sóla dirección (temporal), no podemos rebobinar para comprobar si podemos actuar de forma diferente a como lo hicimos (libre albedrío) o si nos veríamos obligados a actuar exactamente igual. Un mundo con libre albedrío y un mundo sin él son indistinguibles para nosotros.

    Luego el asunto queda fuera de la ciencia, y en manos de la metafísica.

  3. Comprendo la idea, pero lo exponía desde “mi prejuicio” jurírico. En pocas líneas es difícil de explicar porque se simplifica, pero creo que con este ejemplo servirá. Cuando una conducta se ajusta a la descrita a un delito definido como tal en el código penal, se dice que la conducta es típica. Si la conducta además no está amparada por un estado de necesidad o la legítima defensa o cualquier otra causa de justificación, se dice que la conducta además de típica es antijurídica. Finalmente, si se pruede reprochar a su autor se dice que es culpable (bien a título de dolo – si hay consciencia y voluntad en el actuar típico y antijurídico, bien a título de imprudencia – si hay una omisión de la diligencia debida). De esta forma la acción, o la omisión, solo es reprochable jurídicamente si es imputable a su autor, para que así sea necesariamente debe existir la consciencia. ….En la películas malas el abogado alega “enajenación mental”, refiriendose a la inimputabilidad, cuando no hay consciencia, ni voluntad no hay delito.
    Releo y te vuelvo a manifestar que el tema es un pelín más complejo, pero bueno.

  4. Como bien dices, SBM, el derecho se ha construído contando con la fé en el libre albedrío , y desde luego, en caso de demostrarse que el libre albedrío no existe, debería revisar a fondo sus principios fundacionales.

    Pienso, sin embargo, que el derecho puede dormir tranquilo, pues el tema del libre albedrío vs. destino programado carece de solución, al tratarse de una cuestión puramente metafísica. Además, sea cual sea la realidad, los resultados aparentes para nosotros, los espectadores, son exactamente los mismos, como siempre ocurre en metafísica.

  5. Observo, en mi infinita paciencia, dos cabezas adjuntas a unos cuerpos relativamente enormes. La teoría de la irracionalidad aguda, ideada por un fisiólogo malayo con escasa formación, me ilumina cual linterna en la cara. Me explica, en parte, porque aquellos dos mostrencos anónimos estrellan sus respectivas testas.

    Otra teoría, en este caso la biológica de Amiens-Gerets, me indica el extraño origen de esta sangre aparentemente decorativa. Derrocando las leyes de la física, en un movimiento audaz sin precedentes, tamaño chorro sangriento sale tras un toque de frentes sin mala intención ni violencia. Y que es un caso único, haciéndonos replantar el concepto de ley universal.

    Por último, quisiera precisar el origen de la palabra “¡Debate!”, escrita en un preciso castellano. Según el científico social Elías Noguera, encuentros así hacen aparecer palabras textuales. Argumenta que todo ello se debe al cambio de paradigma del mundo en donde vivimos; aunque no estoy de acuerdo con su banal simplificación, “malditos ellos, viven en un mundo de pantallitas tontas y circuitos electrónicos”. Mi pensamiento, siempre pragmático, me hace optar por la posibilidad de un uso del conocido programa “Paint” por parte del autor.

    Pero ya son palabras menores y sólo son dignas de un simple comentario de blog, así que ya me despido en este punto. ¡Cordialmente, que no se olviden esas buenas maneras!

  6. Un comentario bien críptico McMannus.

    La imagen la saqué de la portada del disco Dance and dense denso, de Molotov.

  7. Ese disco existe de verdad o es una coña?

  8. No, no es una coña. El disco existe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s