El sexismo en los videojuegos

Tal y cómo prometí, hablaré hoy aquí del sexismo en los videojuegos. Me limitaré a citar a la excelente obra La diferencia sexual en los videojuegos. Como las grandes obras literarias y científicas de la historia, más de 10 expertos la firman. En ella, se analizan sesudamente varios videojuegos para concluír que son machistas y causa de machismo. Se trata, desde mi humilde punto de vista, de una obra maestra del humor surrealista. Veamos algunos párrafos:

.

Vale su peso en oro

Vale su peso en oro

.

Pág 357. Como dijimos comentando el videojuego Age of Empires, esta concepción supone una visión de la vida unidimensional, en la que prima la victoria sobre la justicia, la competición sobre la colaboración. No hay posibilidad de empatía, de comprender y acercarse al “otro” o a la “otra” diferentes. Los valores ligados al cuidado, la atención de las personas más débiles, la expresión de los afectos, quedan fuera de cualquier consideración posible. Sin piedad, ni compasión. La guerra es el elemento central y la finalidad esencial que motiva la acción a través de todo el juego. Es un mundo de hombres y para hombres.

Pág 159. Harry Potter representa la figura del aprendiz del futuro manager empresarial destinado a llevar a su equipo al mayor éxito comercial, a través de su superioridad sobre el resto a la hora de tomar decisiones. La mujer representa un elemento más dentro de ese mundo, una futura asistente o secretaria del manager masculino.

Pag 141, análisis del Splinter Cell. Sus habilidades vienen definidas por “colgarse de tuberías, subir escaleras, encogerse en tuberías, agacharse, utilizar multitud de armas, deslizarse por cornisas, reventar cerraduras y correr. Parece que pensar no está entre sus posibilidades. Mucho menos sentir o empatizar, dialogar o negociar.

Pág 434. El problema es que Tetris es (…) que no aporta nada, ni positivo ni negativo, en cuanto a los valores en los que se quiere educar a las jóvenes generaciones.

Pero no todo son críticas negativas, no se vayan a pensar. Por ejemplo, se resalta como positivo que, en el Tekken 4:

Pág 151: aparecen personajes de distintas etnias y nacionalidades: japoneses, chinos, sudafricanos, robots e incluso con cabezas de animales.

lo cuál representa todo un hito de pluralidad, ¡robots y todo!.

Mi principal interés era hacerles saber de la existencia de éste libro, no resumírselo entero. Les recomiendo encarecidamente que le echen un vistazo, por que basta abrirlo por una página al azar para flipar en colores. Especialmente alucinante es la sección final, reservada a videojuegos educativos y exentos de sexismo, en los que, pese a todo, terminan encontrando también muestras de sexismo (de puro acelerados que iban). Es curioso, además, observar cómo la búsqueda de sexismo termina ampliándose a una verdadera búsqueda del mal, denunciándose también el racismo, la violencia, la no-pluralidad, etc… Viendo que hay quién busca este tipo de problemas en el mundo virtual, cualquiera diría que no basta con la cantidad de mierda que hay en el mundo real.

En resumen, échenle un vistazo.

Anuncios

22 Respuestas a “El sexismo en los videojuegos

  1. Hay que jderse macho, es flipante “Robotos y con cabezas de animales” ¡COMO EN LA VIDA REAL CABALLEROS! A cuantos jodidos gobernantes abre visto yo con cabeza de cerdo?? a muchos, prestar atencion señores, solo hay que fijarse bien, por no ablar de los empresarios, abogados, una tia que tngo (tu sabes quien digo pablo) psicologos, psiquiatras y demas fauna animal que anda por nuestro bosque del amor, en el que todo es empatia y solidaridad…

  2. ¿Pero Age of Empires no va de eso…?
    ¿Y Harry Potter va de empresarios? Qué decepción, oye…
    No, la verdad es que tiene que estar entretenido el libro… Podrían haberlo escrito en blog y así nos reíamos todos…

  3. ¡Ay que bueno!.
    En formato pdf está en esta dirección: http://www.oei.es/valores2/libro-videojuegos.pdf
    Lo que dicen de los Sims, no tiene desperdicio, me he reído mucho.

  4. A lo mejor me equivoco, pero me aventuro a suponer que el libro es el resultado de un proyecto financiado por el ministerio de igualdad o algo. Es sabido por todos que si quieres pedir un proyecto financiado por una convocatoria estatal, meter “sexismo” aumenta las posibilidades de concesión (incluso aunque sea para construir pozos en un pueblecillo de África, da igual, tú te inventas un estudio sobre el machismo de la forma de la boca del pozo y punto); no te digo ya si se basa sólo en eso, aunque sea de forma tan simplista (por no decir pueril) como la del libro que tú comentas. Supongo que la creación de TODO un ministerio SÓLO para la persecución de gigantes donde, posiblemente, sólo hay molinos fomenta estas cosas…

  5. Psss… yo he tenido que dejarlo al quinto “nosotras y nosotros”…
    No soporto eso…

  6. Si mal no recuerdo, el libro es anterior a la creación del Ministerio de Igualdad (¿se escribe así, con mayúsculas?). De todos modos lo que dices, Ecléctica, es tristemente cercano a la realidad.

    Por cierto, me has recordado una de mis primeras entradas .

  7. En general los ministerios se escriben con mayúsculas, pero, las minúsculas eran premeditadas en mi comentario (es el trato justo para un ministerio que en realidad debería ser algo transversal a todo el gobierno, no un escaparate populista con nombre de ministerio)

  8. Por eso mismo se me hace tan raro escribirlo con mayúsculas.

  9. Por principio, en cuanto en un texto o un discurso me topo con una expresión del tipo “los expertos y las expertas” dejo automáticamente de leer o de escuchar. La razón me dice y la experiencia me ha demostrado que cualquiera que utilice ese tipo de expresiones es con toda seguridad un imbécil o un estafador, y con mucha probabilidad ambas cosas a la vez.

  10. Pero, Júbilo Matinal, esa actitud tan radical le priva del placer de tomar la actitud, más radical aún, de señalar con el dedo y reírse a mandíbula batiente.

  11. Hace tiempo que dejó de hacerme gracia. Me aburre, me cansa y, últimamente, me cabrea. Debe de ser que me hago viejo.

  12. Además con la excusa de reirnos de ellos lo cierto es que dedicamos demasiado tiempo a los imbéciles. Los imbéciles se nutren de la atención ajena -a ellos les da igual si es para reirse de ellos, para discutirlos o para reirles la gracia: lo que necesitan de nosotros, lo que nos parasitan y sin lo que no existirían es nuestra atencion, es decir, nuestro tiempo.- Y creo que debemos negarles resueltamente tiempo y atención. No bien se los detecta ¡zas! ignorancia radical y absoluta, ostracismo sin resquicios. Por higiene nuestra y suya.

  13. Pingback: Combatiendo el sexismo sin esfuerzo « Ponga un mostrenco en su vida

  14. No tengo tan claro, Júbilo Matinal, lo de que a los imbéciles les dé igual que se rían de ellos. Éste tipo de gente suele tener problemas de autoestima muy serios.

    Como digo, yo, al menos de momento, les cedo mi tiempo con gran placer, pues me lo paso pipa cachondeándome de sus chorradas.

  15. De hecho, para ello tienen un sistema de demandas al perjuicio de su “honor”. Igualico que la SGAE, vamos.

  16. No me deja abrir el archivo 😦 no sabeis de otra direccin para bajarmelo?

    Pero amos, por lo que e visto y estais diciendo, ya me puedo imaginar que clase de mierda puede ser, quizas me lo compre (por que encima la version inpresa abra que pagarla ¿no?) y me limpie el culo con el.

    ¿alguien sabe si tiene muchas paginas? 😄

  17. Van en contra de la biología y pierden el tiempo crispando y escribiendo gilipolleces que solo leerán ellos mismos. ¿Desde cuando las niñas son igual que los niños y viceversa? Nuestros cerebros y hormonas son diferentes, así como la capacitación para realizar determinados trabajos, en unos serán mejor las chicas, en otros los chicos -generalizando, pues hay casos como en todo-. Quien hable de igualdad o está “atontinao” por ideales estúpidos o sólo busca tocar los cojones vamos.

    Las chicas son buenas en compresión y comunicación verbal, en registrar y comprender las emociones de los demás -empatía-, en evitar conflictos a toda costa, son maravillosos seres sociales a parte de más cosas. Los chicos son buenos emprendedores, conductores, cazadores, solucionadores de problemas con buena visión espacial, pero también gracias a la inherente cometitividad de este género, también son los brutos que comienzan todas las guerras y conflictos.

    Cada sexo es de una forma y mi punto de vista científico me pide tratar a una niña como a tal y a un niño como a tal, fomentar las principales cualidades de cada uno y no pretender lo que pretende esta gente tan políticamente correcta: convertir a las niñas en niños.

    Creo que cada persona tiene un talento que debe ser aprovechado, la mujer que parece sumisa no lo es por que sea tonta, simplemente es su naturaleza carente de testosterona e inundada de estrógenos y oxitocina, las hormonas del apego y la sociabilidad que les hace tender a evitar los conflictos, el hombre que cree que manda o lleva los pantalones no es cabrón porque quiere, es su naturaleza biológica la que inunda su cuerpo de la hormona de la agresividad y el sexo.

    No pretendo justificar el machismo pues es evidente que hemos estado sometidos a él bastante tiempo, se deben dar igualdad de oportunidades a ambos sexos, pero es llegar muy lejos eso de “miembros y miembras”.

    Si el Age of Empires es violento es porque va sobre las guerras y las guerras es cosa de chicos les guste o no. Si quieren un juego femenino, pues que saquen el Age of Communications, en la que salen dos chicas que se cuentan sus vidas o algo así. A las mujeres les gusta hablar por los codos y evitar los conflictos, a los hombres competir y abordar los conflictos.

    ¿Cómo vamos a resolver esto? ¿Prohibiendo a los hombres ser hombres? No gracias. Igualdad de oportunidades sí, el más preparado para el puesto sea hombre o mujer, pero si el más preparado para un puesto de ingeniero o conductor es un hombre que a nadie le extrañe, y si la más preparada para un puesto que requiere habilidades sociales tales como psicólogo, trabajador social, enfermero es una mujer, que tampoco se tire nadie de los pelos.

  18. Joer, lo comentó hace poco un amigo. Al final habéis conseguido que me lo baje.

  19. Lo estuve hojeando un poco y veo que, además de que los análisis están traídos de los pelos, muchas de las conclusiones se derivan de prejuicios de los propios autores (y las propias autoras, por supuesto): la agresividad, la violencia, la individualidad, son todas cosas “masculinas”; mientras que por otra parte, la empatía, la diplomacia, el trabajo en equipo se presentan como actitudes “femeninas”. Y luego llaman sexistas a los demás.

  20. Encantado de verle por aquí, señor Diplotti.

    Lo que mencionas resulta especialmente evidente en el análisis del videojuego lemmings (página 429 del pdf, 434 de la versión impresa), dónde, tras admitir que los lemmings son criaturas asexuadas (cosa buena, según parece) se llega a la interesante observación de que realizan roles masculinos, como construir, saltar en paracaídas, etc…

    Lo más divertido es que reservaron este juego para la sección de alternativos… afortunadamente algún postmoderno pasó por allí a tiempo descubrió el mal antes de publicarlo.

    Un saludo.

  21. vaya frikada de libro no ? aunque de lo friki que es llama la antencion del lector por lo que veo….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s