Archivo mensual: mayo 2009

Ha sido usted seleccionado

Ayer volví a recibir otra llamada preguntando por mi abuelo, que falleció en 1969. Naturalmente, el motivo de semejante flashback era una de esas promociones exclusivas, tan exclusivas que cualquiera que levante el auricular se puede beneficiar de ellas, y que representan un chollo tan enorme que sólo un cretino, como yo, rechazaría.

Al parecer mi abuelo tenía la enorme suerte de haber sido seleccionado para recibir un juego de ollas y un par de relojes. Al no estar él ya sobre éste mundo, y ser yo su uno de sus nietos, fuí seleccionado automáticamente en lo que, a mi juicio, constituye una clara vulneración del derecho sucesorio.

Según la operadora, los relojes y las ollas eran a la vez gratuítos y me costarían 18 €, aunque “en el mercado costaban 80 €”. Ésta última afirmación, tan del lumpen, me hizo soltar una carcajada. La operadora pensó que desconfiaba de la calidad del producto, y me aclaró que “el repartidor abriría las cajas delante de usted, para que pueda usted comprobar la calidad del producto”. Por unos instantes me sentí como un narcotraficante internacional.

Finalmente, le aclaré amablemente a la operadora que no quería su regalo, e incluso percibí cierta compresión y vergüenza por su parte. Ni siquiera me llamó loco ni tonto, como hacen otros, por rechazar semejante regalo de los cielos, tan exclusivo y único en la vida.

Curiosamente, pocos días antes recibí ésta llamativa carta (a nombre de mi abuela ésta vez, también fallecida, pero hace sólo unos meses):

.

Más extraño que la ficción

Sólo falta que la firme "el honrado Juan"

.

Recomiendo su lectura, pues es verdaderamente alucinante. Lo mejor es la parte inferior izquierda, dónde dice, literalmente:

IMPORTANTE: Cada pareja que nos enseñe 90 Euros (sólo enseñarlos, sin dejarlo en prenda) recibirá OTRO REGALO SORPRESA QUE NO OLVIDARÁ.

¿Amenaza?, ¿método para espantar a las personas con dos dedos de frente?,… ¿quién sabe?

Todo ésto me hace pensar que hay por ahí alguna nave industrial llena hasta el techo de ollas y relojes, y que sus dueños se han cansado de pagar el alquiler. O vaya usted a saber…

Anuncios

Subnormalidad profunda

Aunque procuro evitar los temas de actualidad en mi blog, ha llegado a mis oídos una noticia tan rebosante de subnormalidad, superstición y mala hostia torpemente contenida que no puedo evitar mencionarla. Observen esta portada:

.

¿Parece de coña, verdad?

¿Parece de coña, verdad?

.

Un “análisis” grafológico de la letra del actual presidente del gobierno, llevado a cabo ni más ni menos que por el autoproclamado erudito César Vidal, punta de lanza del creacionismo en nuestro país, que sorprendentemente (o quizá no tanto) se ha convertido en uno de los intelectuales favoritos de la derecha española, pese a su condición de cristiano protestante (¡ay!, ¡si el Duque de Alba levantase la cabeza!), y pese a su costumbre, tan poco española, de copiar toda la mierda que se produce al otro lado del Atlántico (he aquí mismo tres ejemplos, grafología, protestantismo y creacionismo). Pero sería injusto juzgar el artículo en base a lo imbécil que nos parezca el autor, al fin y al cabo en éste blog procuramos ser escépticos y racionales, no caigamos en el argumentum ad hominem (concesión generosa, ya que en el artículo se presenta a César Vidal como “uno de los autores españoles más vendidos) y pasemos a explicar el por qué de nuestro cabreo.

La grafología es una patraña, como es obvio para cualquier persona con dos dedos de frente; además, avergüenza compartir siglo con ella. En un alarde de paciencia, algunos investigadores serios han sometido a pruebas a la grafología, llegándose siempre a la misma conclusión: no funciona, nunca.

Por otro lado, hablando de éste artículo en concreto, las conclusiones obtenidas son de risa. Básicamente, la letra del presidente demuestra que es medio lelo, autoritario, fascista, envidioso, … en resumen, un verdadero indeseable (aqui pueden ver un interesante resumen del artículo). Vidal se entusiasma tanto que introduce comentarios propios en medio de cada frase, para hacer que parezca aún más grave la “enfermedad mental” del presidente. El poder de la grafología, unido a la infinita sabiduría de Vidal, lleva incluso a afirmar algo tan impactante cómo ésto:

“Sin grandes dotes intelectuales, aunque tampoco pueda decirse que sea un estúpido, el sujeto analizado no parece que pueda aspirar a compensar esa carencia con la constancia del trabajo -a decir verdad, es muy irregular en el cumplimiento de sus tareas- ni tampoco con asesores de valía que le dispensen su ayuda”.

Digo yo, ¿no sería preciso analizar “grafológicamente” a los asesores antes de hacer semejante afirmación?… en caso de que la grafología funcionase, entiéndase.

También me ha gustado ésta, al parecer Zapatero es:

“receloso -e incluso envidioso- de la gente de talla”.

Es una suerte, entonces, que haya poca gente de más talla que el propio presidente del gobierno (en la escala social, entiéndase).

Conste que no soy ningún incondicional de Zapatero ni del PSOE, y que tampoco tengo en alta estima a sus tótems intelectuales (entre los que se encuentran, por ejemplo, los postmodernos) pero una derecha magufa, protestante, sionista, creacionista y filoyanki es demasiado subrrealismo; incluso para mí.

Epistemología cervecera

Nadie se esperaba algo así, pero ha sucedido. La eterna lucha de la Humanidad contra la superstición, que tan bien pintaba entre el final del siglo XVIII y el principio del XX, parece volver a perderse en éste siglo nuestro. Termina el siglo de las luces, y comienza el de las lucecitas.

Nunca antes habíamos tenido acceso a tanta información; nunca antes habíamos tenido tanto bienestar ni facilidades, especialmente para educarnos. Y sobretodo, nunca antes habíamos mirado tan por encima del hombro a nuestros ancestros, a los que vemos como ridículos trogloditas. Sin embargo, olvidamos que por muy rodeados de iPods que estemos, los niños de hoy nacen tan ignorantes como los de hace 20, 100 ó 10000 años.

Hoy no es raro ver a éstos cultivados “habitantes” del siglo XXI negar la teoría de la evolución, o la esfericidad de la tierra, o el holocausto, (hablábamos hace poco de los conspiranoicos). No se trata de individuos sin estudios, ni con retraso mental (al menos no evidente), y en absoluto tienen problemas de integración en la sociedad actual (más bien al contrario, son el paradigma del hombre moderno).

Una de las principales características de ésta nueva tendencia es el absoluto abandono del pensamiento científico, que no es más que la forma pedante de referirse a asegurarse por todos los medios posibles de que lo que uno afirma es cierto. Quizá si se le diese un nombre menos rimbombante, como prudencia, escepticismo o “tener dos dedos de frente” tuviese un poco más de éxito.

Contaré una historia que me gusta bastante por que ilustra bastante bien el problema de abandonar éste tipo de pensamiento, es decir, el problema de no acudir a todos los medios al alcance de uno. Analizaremos un fenómeno real y muy simple, ¿por qué en castellano se llama cerveza a la cerveza, palabra tan alejada de la raíz germánica bier, usada en el resto de Europa?

Se dice que durante la ocupación francesa de principios del XIX, los invasores franceses, más aficionados a la cerveza que los españoles, tuvieron que traer sus propios suministros a las tabernas. Los taberneros, poco duchos, por lo general, en lenguas, no terminaban de enterarse cuando el francés de turno les pedía bière (cerveza, en la lengua de Napoleón), de tal modo que no eran pocos los que, exasperados, señalaban el barril de cerveza exclamando servez ça! (sirva eso). Y según se dice, de ahí el origen.

Sin embargo la historia es falsa. Existen varios indicios… el primero es que nuestros vecinos portugueses utilizan la palabra cerveja, que ya no suena como servez ça, por no mencionar el detalle de que la palabra cerveza aparece en muchos libros muy anteriores al siglo XIX.

La historia de los franceses es plausible, pero no es real. Negacionistas, conspiranoicos y una amplia gama de cretinos comparten la característica de no saber distinguir éstos dos conceptos.

Para colmo de males, la tendencia actual a respetar todo, ideas incluídas, hace muy difícil que éstas personas logren volver al camino recto. En un mundo perfecto, cada persona estudiada que afirme que la Tierra es plana debería ser inmediatamente arrojada al pilón más cercano, o untada con brea y emplumada, o, por no ser tan drástico, señalada con el dedo por alguien que se ría muy alto.

.

He aquí unos amantes de la verdad, dignos sucesores de Galileo

He aquí unos amantes de la verdad y el empirismo, dignos sucesores de Galileo

.

Un servidor ha cometido el error de intentar razonar con personas así… y la experiencia me enseña que es absolutamente inútil, y que resulta mucho más edificante, útil y divertido pasar directamente y sin preámbulo alguno a la burla y el cachondeo. Les invito a todos a poner en práctica ésta costumbre tan poco democrática.

Premio blog Vikingo

Nos hacemos eco hoy del premio blog Vikingo, creado por Jesús Ángel y entregado, en su primera generación, a éste blog.

.

premioblogvikingo.

Dedicándonos éstas hermosas palabras que pasarán a engrosar la pequeña lista de halagos del Hall of fame:

(…) otorgo este premio (…) al blog Ponga un mostrenco en su vida… del empollón integrista, por tronar más que Thor cuando está cabreado y tener a unos cuantos monjes españoles literalmente acojonados.

Gracias una vez más.

Chorradas conspiranoicas

La popularización de Internet ha dado lugar a la proliferación, cada vez mayor y de más rápida difusión, de idioteces de todo tipo (buena prueba de ello es éste blog), desde fotos de animales con gafas hasta hipótesis conspiranoicas de todo tipo. Es de éstas últimas de las que quiero hablar, pues las odio con especial inquina.

Al ser humano le gusta creer cosas raras y extravagantes; ésto se sabe desde antiguo, y buena prueba de ello son las leyendas religiosas. En las leyendas conspiranoicas los dioses son sustituidos por los gobiernos, los masones, el lobby judío, las grandes empresas, etc. Sustituídos literalmente, pues éstos protagonistas conspiranoicos actúan siempre de manera omnisciente e inescrutable. Parece como si se olvidase que los gobiernos, la masonería, etcétera, están formados por personas tanto o más idiotas que cualquiera de nosotros, y que en diversas ocasiones han demostrado su incapacidad para hilar tan fino como muchos les suponen (por ejemplo, todos recordamos el bochornoso asunto de las armas de destrucción masiva en Irak).

Sin duda, a los amantes de las hipótesis conspiranoicas (me niego a llamarlas teorías, término reservado para las hipótesis de veracidad confirmada) les han impresionado demasiado los trajes, ademanes y sueldos de los poderosos, y les suponen además una inteligencia y unas capacidades de previsión y estrategia absolutamente sobrehumanas. He aquí el primer motivo por el que no me gustan éstas historias; dejan al ciudadano de a pie como a un imbécil, como a un pelele, y ponen a los poderosos en un altar intelectual muy alejado de la realidad.

El segundo aspecto que me revienta es el nulo respeto por el mundo real que muestran éstos sujetos. Poco importan las pruebas en contra; si la historia es buena, hay que mantenerla a toda costa. Permítanme, llegados a éste punto, que elabore mi propia hipótesis conspiranoica para explicar éste fenómeno: “los conspiranoicos, sabedores de que sus historietas curiosillas son el único factor de su personalidad que no los hace por completo aborrecibles, se aferran así a su único recurso para relacionarse con otros seres humanos”. Uy espera, que aún no es conspiranoica: “los conspiranoicos son aborrecibles, y los miembros del sexo opuesto no les hacen ni puto caso, debido a las ondas electromagnéticas que se emiten desde el McDonald’s de San Bernardino.

Así, hay que mantener a toda costa que el viaje a la Luna nunca se llevó a cabo, a pesar, y nunca mejor dicho, de los centenares de kilos de roca lunar que trajeron los Apollo (y de la hostia que le soltó Aldrin a aquel periodista que le dió la brasa con el tema). Asegurar hasta la extenuación que el invento de Nicola Tesla para transmitir energía a través del aire no se llevó a cabo por presiones de las compañías eléctricas, cuando cualquier estudiante de física alucina por lo bestial, peligroso, despilfarrador e inviable que era el invento.

La imbecilidad reinante lleva incluso a buscar misterio dónde no lo hay en absoluto. Sin ir más lejos, el pasado Domingo se trató en un conocido programa de televisión el, según parece, radical cambio de comportamiento de algunos animales. Concretamente se trataron cuatro ejemplos; el de buitres que atacaban a ganado herido, el de un elefante de circo furioso, el de un mono en un zoo tirando una piedra al público y el de los coyotes que roban basura. Todo ello extraordinario, como ven. Se habló de una especie de venganza de la Naturaleza, se habló de las ondas electromagnéticas (a ver cuando se enteran de que no son nada etéreo, ni divino, ni nuevo, si no algo tangible y bien comprendido desde hace más de un siglo). De poco sirvió que uno de los invitados llevase un ejemplar de un libro de la década de 1870 describiendo casos de buitres atacando a ganado vivo (aunque herido o parturiento), es un misterio y punto; además la hostia de novedoso.

El caso más flagrante de búsqueda de misterio dónde no lo hay es el asunto de los chemtrails, que pretende encontrar el misterio ni más ni menos que en las estelas de los aviones ( ! ). También fué tratado en dicho programa de televisión, dando lugar a una de las pocas situaciones divertidas que han aparecido en él. Coincidieron en dicho programa un tal Antonio Leonardo, autoproclamado skywatcher, gracias, según sus propias palabras, a que al trabajar en azoteas puede ver muy bien los aviones, y un tal Jacob Petrus, meteorólogo, que explicó con bastante claridad y un puntito de cachondeo cómo, una vez más, estaban vendiendo aire.

.

Desde luego, hace falta imaginación para tenerle miedo a ésto

Desde luego, hace falta imaginación para tenerle miedo a ésto

El hombre más viejo de España

Aquí tienen otro cómic mostrenquil, basado en éste anuncio de televisión.

.

Pulse para ampliar

Pulse para ampliar

Lansquenetes y lansquenetas

Hoy hemos sabido que la Guardia Suiza del Papa está estudiando la posibilidad de permitir mujeres entre sus filas, haciendo así un guiño a la modernidad y a la causa feminista.

.

¡Cuidado amigos!, ¡el enemigo ha descubierto una cosa llamada pólvora!

¡Atención soldados!, ¡el enemigo ha descubierto un elemento sulfuroso al que llaman pólvora!

.

Pues, digo yo, ¿qué mujer no ha soñado alguna vez con ser una mamarracha engolada?, ¿qué mujer no desea ser mercenaria de un estado teocrático?, ¿qué mujer en sus cabales puede no desear blandir una pica y una espada ante un turista gamberro? Lanzo éstas preguntas a las lectoras del blog.

.

¡Viva en Cantón de Jura!

¡Viva en Cantón de Jura manque pierda!

.

Pero la ola de modernidad no sólo tambalea las instituciones vaticanas, si no también las españolas. Todavía se está discutiendo la cuestión de si Leonor de Borbón debe o no reinar en el futuro. ¡Claro que debe!, lo contrario chocaría frontalmente con los principios de igualdad. El día que Dios mismo designó a sus antepasados para guiar a nuestro pueblo, especificó que fuese siempre el primogénito su sucesor, y si usó el masculino neutro fué, tan sólo, por ignorancia. Leonor tiene derecho, derecho a la vez divino, moderno, democrático, constitucional y progresista; sólo el siglo XXI podría albergar tal mezcla. Dieu et mon droit!

La monarquía debe modernizarse, sí, modernizarse, por mucho que algunos mostrencos malintencionados hagan notar que la palabra modernizar, aplicada a la monarquía y entendida en términos históricos, signifique pasarles por la guillotina.

Pero no nos confundamos, estos no son sólo triunfos femeninos, si no de toda la Humanidad. Desde hoy, el mundo es un poco menos injusto, un poco menos anticuado, un mundo mejor. Y desde luego bastante más absurdo, ridículo y surrealista que ayer. Todo son ventajas.