Ha sido usted seleccionado

Ayer volví a recibir otra llamada preguntando por mi abuelo, que falleció en 1969. Naturalmente, el motivo de semejante flashback era una de esas promociones exclusivas, tan exclusivas que cualquiera que levante el auricular se puede beneficiar de ellas, y que representan un chollo tan enorme que sólo un cretino, como yo, rechazaría.

Al parecer mi abuelo tenía la enorme suerte de haber sido seleccionado para recibir un juego de ollas y un par de relojes. Al no estar él ya sobre éste mundo, y ser yo su uno de sus nietos, fuí seleccionado automáticamente en lo que, a mi juicio, constituye una clara vulneración del derecho sucesorio.

Según la operadora, los relojes y las ollas eran a la vez gratuítos y me costarían 18 €, aunque “en el mercado costaban 80 €”. Ésta última afirmación, tan del lumpen, me hizo soltar una carcajada. La operadora pensó que desconfiaba de la calidad del producto, y me aclaró que “el repartidor abriría las cajas delante de usted, para que pueda usted comprobar la calidad del producto”. Por unos instantes me sentí como un narcotraficante internacional.

Finalmente, le aclaré amablemente a la operadora que no quería su regalo, e incluso percibí cierta compresión y vergüenza por su parte. Ni siquiera me llamó loco ni tonto, como hacen otros, por rechazar semejante regalo de los cielos, tan exclusivo y único en la vida.

Curiosamente, pocos días antes recibí ésta llamativa carta (a nombre de mi abuela ésta vez, también fallecida, pero hace sólo unos meses):

.

Más extraño que la ficción

Sólo falta que la firme "el honrado Juan"

.

Recomiendo su lectura, pues es verdaderamente alucinante. Lo mejor es la parte inferior izquierda, dónde dice, literalmente:

IMPORTANTE: Cada pareja que nos enseñe 90 Euros (sólo enseñarlos, sin dejarlo en prenda) recibirá OTRO REGALO SORPRESA QUE NO OLVIDARÁ.

¿Amenaza?, ¿método para espantar a las personas con dos dedos de frente?,… ¿quién sabe?

Todo ésto me hace pensar que hay por ahí alguna nave industrial llena hasta el techo de ollas y relojes, y que sus dueños se han cansado de pagar el alquiler. O vaya usted a saber…

Anuncios

10 Respuestas a “Ha sido usted seleccionado

  1. Je,je,je. Uno ya no sabe si van a venderle unas ollas o tres kilos de farlopa…

    Recuerdo que hace unos 10 ó 12 años, hubo una época que llegaban a mi casa cartas parecidas muy a menudo, en las que se incluían boletos de “rasca y gana”. Los premios: anillos y cadenas de oro (¡puro!) que podíamos pasar a recoger sin ningún compromiso…

  2. Pues apreciado Sr. Mostrenco, en cuanto al tema de la carta, vas alucinar, pero es verdad: si hubieses asistido a esa “presentación de productos” te hubieses llevado los regalos, y en el supuesto de que hubieses llevado a tu cónyuge, os habríais llevado la olla y demás. En el supuesto, apreciado Sr. Mostrenco, de que usted sea viuda, como indica el folleto, también.
    En este tipo de “presentación de productos”, el engaño no está en el regalo, que te llevas aún sin comprar nada, sino en que, en el supuesto de que efectivamente compres el colchón que te suelen vender o el sillón de masaje… pagas tu regalo y el del resto de asistentes, pues es un producto generalmente sobrevalorado y que te podrías encontrar a inferior o similar precio por los canales de venta normales. Por otro lado, generalmente este tipo de productos se vende financiado, y sin informar al consumidor, que, con la compra, suscribe un préstamo personal con una entidad distinta que el vendedor o distribuidor del producto. En los supuestos de malfuncionamiento o, que sin más, te arrepientes y deseas devolverlo, el préstamo de financiación continúa vigente, desentendiéndose la entidad financiera del “problema”, girando recibos exigiendo el pago.

    A nivel jurídico, afortunadamente, el tema está claro y los tribunales suelen fallar a favor del consumidor.

    En cuanto al tema de los 90 € es la forma que tienen de descartar la asistencia de jubilados (casi siempre) que van a ese tipo de reuniones con el único propósito de llevarse el regalo, confiando que sus vendedores (pobres representantes de comercio con más kilómetros a la espalda y más sudor para sacar adelante a sus familias que nadie) convenzan a los asistentes con su labia. Sobra decir que a pesar de la financiación, seguramente exigirán una entrada por ese importe.

    PD Eso sí, la olla se te rompe al sacarla de la caja y el reloj está preparado para autodestruirse después de una hora de funcionamiento.
    Buena entrada señor Mostrenco, y espero que exenta de polémicas tan estériles como agresivas.

  3. xDDDDD, que les enseñe 90 euros ???
    Acompañado del cónyuge???
    Si es viuda con la hija ???

    Detrás de esto tiene que haber una conspiración para hacerse con todos los viejunos y sus familias e introducirles un virus , un chip o algo parecido…

    Aparte, estará la sala llena de carteristas, por eso lo de enseñar los 90 euros, no?

  4. Ya sé que los premios suelen ser reales sbm, pero hace falta estar muy ciego para no sospechar que hay algo oculto en semejante forma de venta.

    Lo del método para ahuyentar jubilados me ha gustado, aunque, como digo, ahuyenta a un sector de la población algo más extenso que ese.

    Y respecto a los pobres vendedores, ni siquiera la alusión a los kilómetros que llevan atrás consigue despertar mi empatía. Al fin y al cabo, ellos han escogido ese trabajo tan feo y tan surrealista.

    Me ha encantado lo de los carteristas andres_Sevilla.

  5. En la mayoría de las ocasiones son los trabajos los que eligen a uno. Y en cualquiera de los casos “odia el delito y compadece al delincuente”

  6. De acuerdo con Mostrenco, por mucho que seas una persona decente o con principios, si resulta que en tu trabajo engañas (ocultas toda la verdad, estafas, engatusas o como quieras llamarlo) a personas mayores (mayoritariamente), no tienes escusa.

    Si es que es blanco y en botella, si no, a ver si estos vendedores le ofrecen esa GRAN OFERTA a sus conocidos.
    Que todos sabemos que hay vendedores sin escrúpulos que son capaces de hacer gastar a una abuelita toda la pensión en productos que sabe perfectamente que no necesita, pero la engatusa.
    Antes me meto a trilero por mi cuenta.

  7. Mi tía, también fallecida, iba a estas tanganas de vez en cuando y se llevaba los regalos siempre, y encima la daban de merendar, pero nunca compraba nada. incluso en algunos viajes organizados por el inserso o similar, además de visitar el acueducto de Segovia, se los llevaban luego a un hotel para asistir a un evento de estos. ¡Valientes ladrones!
    Saludos.

  8. y es que ya lo dice mi madre: lo gratis sale caro. un abrazo a un mes de irme a pegar tiros!

  9. ¿A pegar tiros?, ¿vas para Corea?

  10. Jesús Ángel: Lo que no te dijo tu sacrosanta tía (q.e.p.d.) es que hay muchas mujeres a las que les ocurre precisamente eso: las llevan a merendar (o a comer o a cenar) y luego directo al hotel… ¡por supuesto que no tienen que comprar nada! ¡y por supuesto que salía de ahí con regalos! Privilegios que tienen algunas ¿no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s