Mediocridad

En los últimos años se ha venido produciendo una verdadera exaltación de la mediocridad que va in crescendo. En la década de los 90, el mero hecho de que a un muchacho no le gustase el fútbol era considerado una provocación por sus compañeros de clase e incluso por algunos profesores. Más adelante, cualquier desviación de la normalidad, ya fuese una psicopatía brutal o simplemente el hecho de no ver la tele, te llevaba de cabeza al despacho del orientador.

.

Todos igual

Todos igual

.

Fuera del campo de la educación, éste amor por la mediocridad brilla con luz propia en el mundo de la política. Los políticos de más alto rango suelen destacar por su sosez, su ñoñería extrema y su ignorancia monda y lironda… por no hablar de su insoportable oratoria, que parece estudiada al milímetro por sus asesores precisamente para ser mediocre, para no decir nada.

En relación con éste intenso romance con lo mediocre, hoy ha aparecido en todos los medios una noticia bastante excéntrica. Al parecer, una niña holandesa de 13 años, planeaba dar la vuelta al mundo en solitario en un velero, con el permiso de sus padres, y, pese a su juventud, con varios años de experiencia en el mundo de la navegación (hace poco navegó en solitario hasta Gran Bretaña, para sorpresa de las autoridades portuarias).

El gobierno holandés, tras desatarse una gran polémica, ha decidido quitarle la custodia a los padres. El núcleo de la argumentación del gobierno holandés ha sido la importancia de la educación psicosocial (la niña se había comprometido a estudiar y examinarse de las materias necesarias durante el viaje, a través de Internet) en la adolescencia para el desarrollo de la personalidad, además del peligro de que la niña sufra algún daño físico. Verdaderamente sorprende ese alarde de paternalismo por parte de un país que siempre ha sido la punta de lanza del derecho a la libertad individual.

Si bien es cierto que la cuestión no es baladí, el hecho de que se haya producido una prohibición tan tajante y tan salvaje (retirada de custodia incluída… todo en pro de la salud mental de la niña) basada además en argumentos como esos, me resulta, personalmente, descorazonadora.

Le deseo la mejor de las suertes a Laura Dekker. Algún día será una excelente publicista, psicóloga de empresa, relaciones públicas o agente inmobiliaria; adicta al Valium en todos los casos.

En definitiva, una persona perfectamente integrada en el siglo XXI.

Anuncios

14 Respuestas a “Mediocridad

  1. Joder, quitarles la custodia solo por eso… aunque no me sorprende, ahora la drogaran asta las cejas los putos psiquatras.

    PD: Veo que aki se va a liar parda, porque esto va a llavar cola, asique no enfadeis a Delta-9 que con estos temas se pone MUY nervioso…

    Saludos!

    (y al proximo psicologo que postee, que faltara poco, te digo) MUERETE CABRON

    (mostrenco, no me borres el mensaje, no seas jodio)

  2. ¡Yo no soy pichicólogo! Pero a lo mejor la niña está zumbada y los padres fumaos, no? También puede hacer esto de la vuelta al mundo cuando tenga 18, que tampoco pasa nada, joer ¿que va a hacer la niña cuando tenga 18 si a los 14 ya se ha hecho el mundo en vela?

    Aún así, lo de la custodia es un poco flipante, es lo que tienen estos europeos del norte que a veces se ponen un poco radicales con lo social…

  3. Oyeeeeeeeeeeeeeeeeeee… cuidadin cuidadin con esas palabras, zumbada, y que si los padres estan fumaos.

    Enga eulez…

  4. Estoy de acuerdo con que papá estado se mete en demasiadas ocasiones donde no le llaman, pero este caso me huele a negocio. Si no he oído mal, la finalidad del viaje que quiere hacer esta chica es desbancar en el Guinness a un chaval de 17 años que ha hecho lo mismo que pretende hacer ella.

    Que sí, que cada cual haga de su capa un sayo, pero…

  5. No me jodas Delta-9; ¿cuándo he borrado yo un mensaje tuyo?… si ni siquiera borré los del neonazi aquel que me quería matar.

    ¿Y desde cuándo el estado interviene en los negocios, Max Birrax?, jejeje.

  6. jaja, la verdad eske nunca mostrenco

  7. Pingback: Mediocridad

  8. ¡Santo cielo!… me han meneado.

    Gracias DexterMorgan, aunque la verdad, no creo que sea mi artículo más inspirado precisamente.

    Espero que los meneantes de psicopedagogía estén todos de vacaciones, jeje.

  9. Hola Sr. Mostrenco

    En esta ocasión, no estoy de acuerdo contigo, y eso me gusta porque esa afinidad empezaba a preocuparme. Trato de explicar mis motivos, y si puedo, de la forma más breve posible: seguramente el tribunal tuvo en cuenta un informe pericial realizado por “Equipo Técnico” formado por “psicólogos”, “asistentes sociales”, y demás profesionales muy serios de “ramas científicas” (esto es ironía), que consideró, supongo, que los graves retos de la travesía no eran convenientes para una adolescente (para llegar a esa conclusión no hace falta una carrera). Además del evidente riesgo físico.

    En cualquiera de los casos, el tema es interesante, y, a mi modo de ver, trata de los límites de la guardia y custodia y la patria potestad sobre los hijos y no tanto del ejercicio de libertades “individuales”. Supongamos que esto hubiese pasado en España, deberíamos partir de la premisa que estos derechos-deberes (patria potestad) no son absolutos, no hay ningún derecho fundamental en nuestra constitución que nos permita tener un derecho absoluto sobre nuestros hijos, y los derechos y libertades fundamentales se garantizan también para los menores de edad, pero modulados precisamente por la patria potestad y guardia y custodia. El artículo 39 (que regula no derechos y libertades, sino principios rectores, determina en su punto dos que “Los poderes públicos aseguran (…) la protección integral de los hijos” y en el punto 3 “Los padres deben prestar asistencia de todo orden a los hijos” Por tanto, el Estado, puede intervenir cuando se considere que la paternidad no se ejerce de una forma correcta y se derivan perjuicios para los hijos, asumiendo los poderes públicos su custodia. Y en este supuesto, puedo permitir a una adolescente que se ponga el pelo verde, que se ponga veinte piercings, que piense lo que le de la gana, o que practique en su velero todo lo que quiera, o le apasione cualquier práctica deportiva…. pero lo no que podemos permitir es que se monte sola en un barco para dar la vuelta al mundo. Y más con una finalidad tan tonta como es batir un record, puestos en ese camino: apuntemos a nuestro hijos a romper otros como apnea dinámica en el mar, corredor más joven en los sanfermines, alpinista más j0ven en escalar el Everest, maratones infantiles…

  10. sbm, hablas como si la niña fuese un ente sin voluntad ni intelecto propios, una auténtica marioneta de sus padres.

    Si bien es cierto, y en el artículo lo digo, que se trata de una cuestión delicada, no es menos cierto que llega un momento en el que se ha de tomar la decisión de si intervenir o no, prohibir o no. Es ahí y sólo ahí donde nuestras opiniones divergen… tú ves bien la intervención estatal, y yo no. En mi humilde opinión, cada uno es libre de dejarse los cuernos como quiera.

    Lo que me revienta del caso es que estoy seguro de que si en lugar de dar la vuelta al mundo, a la niña (o a los padres) le da por abandonar los estudios para convertirse en estrella de fútbol, o para estudiar únicamente inglés (aunque ese es un fenómeno que se da más en España que en los Países Bajos), nada de ésto hubiese sucedido.

    Conozco el caso de un chaval al que desde bebé le han educado en casa, mediante la tutela de au pairs anglófonos (es decir, mochileros canadienses e irlandeses que reciben casa y comida a cambio de hacer de canguro) y con el único objetivo de que hable inglés. Hoy el chaval rondará los 7 años, nunca ha sido escolarizado, y presenta un cuadro serio de retraso mental. Un caso como éste es más delicado aún, puesto que un bebé no tiene, se mire como se mire, capacidad de decisión … y sin embargo a muy poca gente le sorprende.

  11. Pero mostrenco, por favor, que mas da a felicidad del niño o su salud mental, SI SABE INGLES!!!!!!!!!

  12. No cabe duda que a ciertas edades no se tiene desarrollada la percepción de peligro.
    En la pubertad un@ se atreve a ciertas cosas que al llegar a la edad adulta no las hace.
    Por mi parte, si no le permiten navegar me parece lo más adecuado.
    Salud y suerte.

  13. … bueno, señores, hagamos como que no hemos oido nada…

  14. Me parece una barbaridad que le quiten la custodia a los padres por dejarle dar la vuelta al mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s