España, capital Berlín

Desde hoy España es, oficialmente, un país de segunda. Ya somos miembros de pleno derecho del patio de retrasados de Europa, de aquellos países demasiado inmaduros para gobernarse a sí mismos. Algo veníamos sospechando en los últimos años, pero hoy ha llegado la confirmación definitiva.

Como suele pasar, no hay mal que por bien no venga. Una vez aceptado nuestro nuevo estátus, resultan mucho menos enervantes las historias de ministros que se encomiendan a la virgen, regias cacerías de elefantes, justicia demasiado ciega, etcétera… Total, ¿qué se puede esperar de un país de segunda?, al menos podemos sentirnos orgullosos de no tener epidemias de malaria y de  no haber ametrallado manifestantes (de momento).

Nuestro presidente, Mariano Rajoy, también es optimista:

Como digo, hay que ser optimistas. Y no me vengan con quejas sobre la pérdida de soberanía nacional, ¡eso es cosa de rojos y antipatriotas!

Seguramente nuestros nuevos amos nos exijan reformas, pero jamás cederemos. No pensamos renunciar a nuestras más queridas tradiciones: mantendremos a esa izquierda con ínfulas aristocráticas, y a esa derecha que no tiene empacho en tomar medidas estalinistas cuando ven peligrar su dinero. ¡Faltaría más, eso nunca!, y menos por cuatro duros.

Anuncios

3 Respuestas a “España, capital Berlín

  1. ¡Los toros! ¡Que no nos quiten los toros!

  2. Y descubriremos, espantados, que en realidad lo de la soberanía no dejaba de ser un ardid retórico que muchos sostenían. Y que en la práctica, no significaba gran cosa: de hecho, parece que entrar a la UE y ceder buena parte de la soberanía no nos jodió mucho precisamente. Y que las otras alternativas al rescate tampoco es que nos sonaran tan bien: de base, ya estábamos jodidos por decenas de años de mala política económica. En el fondo, ¿qué más da esta cuestión, puesto que es centrarse en un asunto más bien nominal? Hay que centrarse en lo fundamental, tener la economía funcionando (cosa que ahora no pasa) y los ciudadanos gozando de buenos niveles de vida (cosa que también se está deteriorando),

    En la práctica, ningún país es completamente soberano. Si lo fuera, no existiría ninguna otra nación ni otro planeta con el que relacionarse. ¡Ah, y nacionalizar bancos es algo más bien propio del keynesianismo, que tradicionalmente ha soportado el tener empresas públicas!

  3. Te has olvidado, McManus, de recordar que este país ya era oficialmente de segunda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s