Extraña muerte

Ya desde el principio la cosa fue alucinante. Los medios comenzaron a homenajear al difunto Suárez 48 horas antes de su defunción. No sé si esto tiene precedentes en la antropología, pero desde luego es como para escribir varios ensayos.

Luego, lo mejor de todo: el contenido y portavoces de los homenajes. Encizañadores profesionales e incluso enemigos personales del expresidente, entre otros, se pusieron de acuerdo para ensalzar sus virtudes de diálogo. Gente que, a menudo, hace gala de despreciar el valor de la palabra, especialmente si procede de bocas ajenas o, ¡Dios nos libre!, se articula en catalán.

Hablamos, no lo olvidemos, de un país en el que hasta el Presidente del Gobierno ha tomado la costumbre de dar ruedas de prensa sin preguntas a través de una pantalla de plasma.

Y para acabar, una guinda en el homenaje a la mejor retórica que ha conocido La Moncloa en los últimos tiempos. Cuando el portavoz de la familia salió del hospital, lógicamente compungido, a comunicar el fallecimiento a los periodistas allí reunidos, se produjo una grotesca avalancha. Los reporteros, rodeándole entre alaridos, siguieron, sorprendentemente, dando voces mientras el hombre hablaba. Cuando acabó de dar la mala noticia, y cuando el espectador está frotándose los ojos de incredulidad ante lo que acaba de presenciar, otro periodista grita algo increíble que me retrotrajo a mis tiempos de la E.S.O: “¿puede repetir?”. Si no lo creen, véanlo con sus propios ojos:

Posteriormente, la cola para visitar su capilla ardiente nos dejó algunas frases completamente alucinantes. Como la de la señora que recalcaba que su mayor virtud era “Nunca haber robao, ni ningún escándalo se le conoció”. O aquel flipante “Tengo un examen, pero vengo a despedirme del padre de la democracia”.

Puesto que parece que está de moda decir disparates totalmente desprovistos de sentido sobre el triste asunto, aquí dejo el mío. Un poema-homenaje que expresa muy bien el sentir de buena parte de la sociedad:

suarez

Confío en que, al menos, mis colegas surrealistas lo entiendan.

Anuncios

10 Respuestas a “Extraña muerte

  1. Hombre, Suárez no recordaba siquiera que había sido presidente de España y sus últimos años fueron un blanco causado por el Alzheimer. Para algunos, Suárez llevaba muerto muchos años y estaba bastante claro que esta iba a ser la oficial.

    Sobre lo demás de montar un circo o, no puedo ignorarlo, esa perversa idea de que la DEMOCRACIA llegó como un ave después del período de migración; pues sí, así nos va.

  2. Apúntate a la piñata-Suárez que propone La cosa gris, está muy bien.

  3. En general, los políticos tenían una mala conciencia por el trato que en su día le dieron a Suárez. Así que estaban ansiosos por descargarla a su muerte. Tanto, que ya comenzaron la hora de las alabanzas antes de que el desmemoriado Suárez, ajeno al mundo hacía años, entregara la cuchara. Y los que en su día le llamaron “Tahur del Mississipi” y otras cosas menos ingeniosas y más crueles, no dudan ahora en ponerse al rebufo de su buena fama.
    Saludos.

  4. Yo creo que en el circo de la muerte de Suarez ha sido muy importante la envidia del espectáculo de la muerte de Mandela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s