El icono azul

El siglo XXI tiene estas cosas. La semana pasada, todos fuimos testigos del lloriqueo generalizado a causa de una nueva funcionalidad de Whatsapp, que llegó incluso a ocupar titulares.

ticks

Además de las habituales quejas en Twitter, esa red que tiene la extraña capacidad de sacar nuestro lado más idiota, asistimos a sesudos razonamientos sobre cómo podría este asunto afectar a las relaciones humanas.

Si tu pareja te deja, si tu amigo se cabrea contigo, … puedes estar tranquilo, la culpa es del icono azul. Que seas un gilipollas y un miserable no tiene nada que ver.

Me permito añadir una reflexión con muy mala leche. ¿Qué lleva a tanta gente a opinar pública y vehementemente sobre un hecho tan idiota?, al fin y al cabo, no es más que una decisión de una gran compañía de telecomunicaciones. ¿Se imaginan revuelo semejante por un cambio en el modelo de perforadora de Pocerías Sánchez?

Y por último, ¿qué lleva a alguien a creer que un asunto como ese tiene el más mínimo interés para ser contado a los cuatro vientos?, ¿dónde diablos está el interés narrativo en algo tan salvajemente prosaico?, ¿se imaginan Moby Dick empezando de la siguiente manera?:

Llamadme Ismael. Hace unos años, no importa cuántos exactamente, la interfaz de Twitter era mucho más intuitiva.

Una muestra más de que nuestra relación con las herramientas no ha ido mucho más allá de la de un simio con su palo de pescar hormigas, y quizá lo más alarmante, de la desconexión con la realidad que sufren muchos millones de personas.

Anuncios

5 Respuestas a “El icono azul

  1. Además ya lo hacía Line y entonces era lo mejor de la aplicación rival. Somos difíciles de comprender. 😉
    Totalmente de acuerdo, pero bueno, también se propagan a los cuatro vientos un montón de cosas muy poco transcendentales. Para algo de lo que puede hablar todo el mundo.

  2. La perforadora era mejor antes, ahora gasta mucha grasa y se atasca….malditos Sanchez

  3. Los comportamientos obsesivos van a estar ahí. Como mucho, esta nueva funcionalidad hará que los controladores compulsivos tengan una nueva manera de obsesionarse. A mí me da igual.

  4. Ya no se dice Pocerías Sanchez, ahora es POCRS SCHZ. No estáis a la moda. A mi los checks azules me gustan, pero me gustarían más si fuesen rojos.

  5. La histeria colectiva a cuenta del check azul de las narices me ha parecido una combinación perfecta entre lo apocalíptico y lo indignado (indignados de los de careta de V de Vendetta).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s