Archivo de la categoría: Ciencia

Transmisión de cultura

Esta es una historia que nos invita a la reflexión, que nos hace pensar sobre nosotros mismos y lo que nos hace humanos.

Sucedió en el parque zoológico de Guadalajara.

Desde hace décadas, la jaula de los monos capuchinos había constituido una divertida atracción para los visitantes.

A principio de la década de los 2000, uno de los monitos, un auténtico pionero, descubrió los desproporcionados efectos que causaba el lanzamiento de heces al público.

Cartel de un zoo surafricano

Cartel de un zoo surafricano

El resto de monos adoptó éste modelo de comportamiento, hasta el extremo de que, en la actualidad, se ha instalado un parapeto transparente (lleno de pegotes).

Asistimos a una suerte de transmisión de cultura en el reino animal. El paralelismo es claro entre éste fenómeno y, pongamos, una clase universitaria de introducción al cálculo numérico: un simio dominante, el profesor, muestra al resto de simios, los estudiantes, cómo hacer algo nuevo… para incomprensión y desconcierto de cualquier observador externo.

Como colofón, os dejo un vídeo de un chimpancé que va aún más allá, marcándose una suerte de claqué simiesco antes de llevar a cabo su pequeña broma.

Anuncios

Nace Catástrofe Ultravioleta

Los amigos de Naukas, en colaboración con la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU y la fundación Euskampus acaban de poner en marcha un podcast llamado Catástrofe Ultravioleta.

CUV

Pulsa para escuchar en iVoox

Tenemos incluso un trailer:

Tengo el honor de haber participado en el guión y grabación de uno de ellos (inédito, por el momento). En palabras de Javier Peláez, el amigo que me lió para participar en ésto, lo que buscan en éstos podcasts son historias chulas, acojonantes, que dejen al oyente pegado a la silla y con los ojos como platos.

Juzguen ustedes mismos si lo han conseguido: el primer capítulo está disponible gratuitamente aquí.

P.D: si les intriga el nombre del programa, les diré que la catástrofe ultravioleta es un experimento mental que supuso, entre otras cosas, uno de los pistoletazos de salida de la teoría cuántica. Pueden encontrar una explicación asequible en Los Mundos de Brana.

Colaboración con Pa ciència, la nostra

Desde hace poco estoy colaborando con Pa ciència, la nostra, un programa de humor y divulgación científica que emite en catalán y castellano en varias estaciones de radio catalanas, además de en forma de podcast.

Gafas de pasta. Todo encaja como un puzzle cósmico.

Gafas de pasta. Todo encaja como un puzzle cósmico.

Concretamente aquí está mi debut (minuto 24 en adelante), con un audio un poco pobre debido a un problema de postprocesado. El resto de colaboraciones irán publicándose en un futuro próximo.

Por si le quieren echar un ojo. O un oído.

Y eso, ¿para qué es? (2)

Alguien puede tener dos licenciaturas. Esa misma persona puede haber acabado ambas con premio extraordinario. Haber entrado en un máster internacional de excelencia, y su posterior doctorado. Ésta aventura puede haberle llevado a trabajar en investigación en España, Estados Unidos, Italia, Países Bajos, Alemania y Australia. Hay quién puede hacer todo ésto antes de cumplir 27 años.

También hay quién, tras escuchar éste resumen, se le ocurre preguntar al estudiante en cuestión: ¿no te da vergüenza?, ¿cuándo piensas empezar a trabajar?, ¡ya va siendo hora de que cotices!,  y deberías ir pensando en sacarte el carné de conducir.

Tengo el privilegio de poder llamar primo hermano al primero de ellos (al que aprovecho para enviar un abrazo).

Respecto al segundo fenotipo… todos conocemos a alguien así.

Demostrando teorema de Pitágoras cómo lo haría un físico

Ésta entrada participa en el 49º carnaval de física, cuyo blog anfitrión es el Zombi de Schrödinger, y cuya temática versa sobre la física de lo cotidiano.

logo-carnaval-fisicaY añado, la fuente original, de la cuál éste artículo es una mera traducción interpretada, es éste artículo de Science étonnante. La publico aquí con permiso de su autor.

Hoy hablaremos del teorema de Pitágoras y el análisis dimensional, algo que, lo crean ustedes o no, forma parte de la vida cotidiana de gran número de personas (entre las que me cuento). Terminada ésta justificación para colar con calzador el artículo en el presente carnaval, procedo:

Seguro que todos conocéis el teorema de Pitágoras. ¿No te suena?, es aquel de: el cuadrado de la hipotenusa es igual a la suma de los cuadrados de los catetos en un triágulo rectángulo.

Un triángulo rectángulo es una cosa como ésta:

trianguloRectangulo

Como todo el mundo sabe, a los matemáticos les encanta ponerle nombre a cada segmento, a cada ángulo, … En éste caso, solamente nombraremos dos cosas, la hipotenusa y uno de los ángulos no rectángulos:

trianguloRectangulo2

Ahora llega lo bonito: sabemos que si conocemos la hipotenusa c y el ángulo θ el triángulo queda completamente determinado. Ésto quiere decir que no puede haber dos triángulos rectángulos que, siendo diferentes, tengan los mismos c y θ. Sabemos también que todo triángulo rectángulo tiene un área.

De las dos afirmaciones anteriores se deduce que debe existir una función que relacione el área de un triángulo conociendo únicamente cθ, es decir:

ec1Dado que un área debe tener dimensiones de longitud al cuadrado, deducimos que la función debe poseer la siguiente forma funcional:

ec2Si, por último, dividimos el triángulo en dos triangulitos rectángulos de la siguiente manera, obtendremos dos triángulos semejantes entre sí y semejantes al original:

trianguloRectangulo3

Teniendo en cuenta que el área de las piezas separadas tiene que ser la misma que el área total, y aplicando la fórmula anterior, obtenemos:

ec3y finalmente:

ec4

Aquellos que hayan tenido paciencia para llegar hasta el final, no me podrán negar que es una forma bonita e ingeniosa de resolver el problema.

Y eso, ¿para qué es?

Los siguientes diálogos están inspirados en la realidad. La parte inventada es bastante más pequeña de lo que me gustaría:

– ¡Hombre Mostrenco!, ¿qué tal?
– Pues aquí, liado con los estudios.
– Eso, eso. Hay que estudiar. ¿Hacías física y química, no?
– Física, solamente física.
– Si es que, ¡cómo eres! Sólo se te ocurre a ti. Y eso de la física, ¿para qué es?
– ¡Nah!, es todo un camelo. Me matriculó mi madre para mantenerme alejado de las calles y la delincuencia.
– Pues a ver luego qué haces, que hay mucho paro. El carnet, lo que tienes que sacarte es el carnet. Tú que tienes buena cabeza, deberías sacarte el de camión.

Fin del primer acto. Pasan los años, nos reencontramos:

– ¡Hombre Mostrenco!, ¿qué tal?
– Pues mira, vengo de currar. No veo la hora de meterme en la cama.
– ¡Anda!, ¿dónde estás currando?
– En Madrid, en el departamento de I+D de una empresa de diseño de lentes oftálmicas, para gafas.
– ¿Y te pagan?

– Claro que me pagan, estoy currando.
– ¿Pero tú no eras físico?
– Sí, así es.

– ¿Y por qué haces gafas?
– Ah, yo no las hago. Tenemos un anciano, el tío Zacarías, tallando lentes con una navajilla. Yo me ocupo de llenarle el vaso de anís Castellana cada hora… que si no no rinde igual.

Obsoleto

Si tienen ustedes interés, pueden ver aquí una selección de microrrelatos de extensión inferior a 75 palabras en la que he participado (con el microrrelato Obsoleto, número 24).

Se permite votar a los tres que más os gusten, pero ésto no significa que tengáis que votar al mío, que es bastante mediocre, de forma corporativa y mafiosa. Si tenéis un rato, echadles un ojo. Hay algunos bastante buenos (aunque para ser sinceros también hay alguno que es para arrancarse los ojos).