Archivo de la categoría: reír por no llorar

La odisea de tu sofá

Algo tan cotidiano como hacer la compra empieza a convertirse en una fuente inagotable de situaciones surrealistas.

Ir a comprar una lavadora, un sofá, o unos estores puede reservarte una sorpresa fascinante: entre 1 y 3 meses de espera desde la compra hasta la entrega.

Algunos malpensados dirán que esas tiendas operan exclusivamente bajo pedido. Que el único valor añadido que aportan es el del catálogo. Que, en apariencia, recuerdan al funcionamiento de muchos pseudocomercios de países del COMECON. Que se limitan a hacer algo que el cliente podría hacer también ahorrándose una pasta en intermediarios: llamar a la fábrica en China y hacer un encargo. Que cargan sobre el cliente las desventajas de un socio capitalista, pero ni uno solo de sus beneficios.

Se equivocan, todos.

El problema es que las tiendas de muebles están sometidas a un embargo económico que ríete tú de la ley Helms-Burton. A pesar de eso, valientes marineros siguen transportando muebles y electrodomésticos, arriesgando valerosamente sus vidas en pro del libre comercio, navegando únicamente los días de niebla y las noches de Luna nueva para evitar ser torpedeados.

¿Acaso todas esas sacrificadas vidas humanas no valen una espera de meses?, ¿acaso te parece excesivo pagar el salario de dos meses por un sofá, ahora que conoces éste dato?

Piensa en ello la próxima vez que te quedes inconsciente bebiendo cerveza barata mientras ves el tarot. Si no fuera por éstos valientes, te quedarías inconsciente sobre el frío suelo en lugar de sobre un mullido sofá.

Pintura de Klaus Bergen, 1917.

No hacemos reembolsos

 

Ésta historia está dedicada al Zombi de Schrödinger. Como ves, el asunto de tu sofá me ha obsesionado por completo. Espero que llegue pronto.

Anuncios

Extraña muerte

Ya desde el principio la cosa fue alucinante. Los medios comenzaron a homenajear al difunto Suárez 48 horas antes de su defunción. No sé si esto tiene precedentes en la antropología, pero desde luego es como para escribir varios ensayos.

Luego, lo mejor de todo: el contenido y portavoces de los homenajes. Encizañadores profesionales e incluso enemigos personales del expresidente, entre otros, se pusieron de acuerdo para ensalzar sus virtudes de diálogo. Gente que, a menudo, hace gala de despreciar el valor de la palabra, especialmente si procede de bocas ajenas o, ¡Dios nos libre!, se articula en catalán.

Hablamos, no lo olvidemos, de un país en el que hasta el Presidente del Gobierno ha tomado la costumbre de dar ruedas de prensa sin preguntas a través de una pantalla de plasma.

Y para acabar, una guinda en el homenaje a la mejor retórica que ha conocido La Moncloa en los últimos tiempos. Cuando el portavoz de la familia salió del hospital, lógicamente compungido, a comunicar el fallecimiento a los periodistas allí reunidos, se produjo una grotesca avalancha. Los reporteros, rodeándole entre alaridos, siguieron, sorprendentemente, dando voces mientras el hombre hablaba. Cuando acabó de dar la mala noticia, y cuando el espectador está frotándose los ojos de incredulidad ante lo que acaba de presenciar, otro periodista grita algo increíble que me retrotrajo a mis tiempos de la E.S.O: “¿puede repetir?”. Si no lo creen, véanlo con sus propios ojos:

Posteriormente, la cola para visitar su capilla ardiente nos dejó algunas frases completamente alucinantes. Como la de la señora que recalcaba que su mayor virtud era “Nunca haber robao, ni ningún escándalo se le conoció”. O aquel flipante “Tengo un examen, pero vengo a despedirme del padre de la democracia”.

Puesto que parece que está de moda decir disparates totalmente desprovistos de sentido sobre el triste asunto, aquí dejo el mío. Un poema-homenaje que expresa muy bien el sentir de buena parte de la sociedad:

suarez

Confío en que, al menos, mis colegas surrealistas lo entiendan.

Y eso, ¿para qué es? (2)

Alguien puede tener dos licenciaturas. Esa misma persona puede haber acabado ambas con premio extraordinario. Haber entrado en un máster internacional de excelencia, y su posterior doctorado. Ésta aventura puede haberle llevado a trabajar en investigación en España, Estados Unidos, Italia, Países Bajos, Alemania y Australia. Hay quién puede hacer todo ésto antes de cumplir 27 años.

También hay quién, tras escuchar éste resumen, se le ocurre preguntar al estudiante en cuestión: ¿no te da vergüenza?, ¿cuándo piensas empezar a trabajar?, ¡ya va siendo hora de que cotices!,  y deberías ir pensando en sacarte el carné de conducir.

Tengo el privilegio de poder llamar primo hermano al primero de ellos (al que aprovecho para enviar un abrazo).

Respecto al segundo fenotipo… todos conocemos a alguien así.

Y eso, ¿para qué es?

Los siguientes diálogos están inspirados en la realidad. La parte inventada es bastante más pequeña de lo que me gustaría:

– ¡Hombre Mostrenco!, ¿qué tal?
– Pues aquí, liado con los estudios.
– Eso, eso. Hay que estudiar. ¿Hacías física y química, no?
– Física, solamente física.
– Si es que, ¡cómo eres! Sólo se te ocurre a ti. Y eso de la física, ¿para qué es?
– ¡Nah!, es todo un camelo. Me matriculó mi madre para mantenerme alejado de las calles y la delincuencia.
– Pues a ver luego qué haces, que hay mucho paro. El carnet, lo que tienes que sacarte es el carnet. Tú que tienes buena cabeza, deberías sacarte el de camión.

Fin del primer acto. Pasan los años, nos reencontramos:

– ¡Hombre Mostrenco!, ¿qué tal?
– Pues mira, vengo de currar. No veo la hora de meterme en la cama.
– ¡Anda!, ¿dónde estás currando?
– En Madrid, en el departamento de I+D de una empresa de diseño de lentes oftálmicas, para gafas.
– ¿Y te pagan?

– Claro que me pagan, estoy currando.
– ¿Pero tú no eras físico?
– Sí, así es.

– ¿Y por qué haces gafas?
– Ah, yo no las hago. Tenemos un anciano, el tío Zacarías, tallando lentes con una navajilla. Yo me ocupo de llenarle el vaso de anís Castellana cada hora… que si no no rinde igual.

#NoSinEvidencia

Como persona que acabó la secundaria con aprovechamiento, yo también me uno al manifiesto #NoSinEvidencia (que podéis ver pulsando el link) en contra de la regulación y aprobación de “medicamentos” homeopáticos.

Añado, además,un motivo personal: estoy hasta los huevos de que haya quien esgrima leyes, actas notariales, regulaciones de tráfico o normas del strip-poker como si fuesen leyes naturales.

He aquí mi pequeña aportación a la causa:

Si no sabes de qué va lo de la memoria del agua, recibe mi más sincera enhorabuena. Creéme, yo era mucho más feliz antes de saberlo

Si no sabes de qué va lo de la memoria del agua, recibe mi más sincera enhorabuena. Creéme, yo era mucho más feliz antes de saberlo

Intrigante intersección

Respecto al tema del aborto libre, se me ocurren argumentos razonables tanto a favor como en contra. Por desgracia, rara vez escucho ninguno de ellos en los debates en televisión y prensa.

Sistemáticamente la “argumentación” se basa en consideraciones políticas, religiosas o directamente fundadas en el odio… nunca en argumentos racionales (ya se sabe, ese vicio extranjero).

Uno de los grandes absurdos de éste asunto se resume en el siguiente diagrama de Venn:

venn

No sé ustedes, pero mi experiencia me ha enseñado que la intersección entre ambos grupos es extrañamente grande.

Hermano Mayor

Para aquellos que no lo conozcan, Hermano Mayor es un reality show que se emite en España. Trata de un tipo llamado Pedro que visita a chavales conflictivos para intentar arreglar sus vidas, aplicando la experiencia de su propia juventud cuasi-criminal.

Pulsar para ampliar

Pulsar para ampliar