El simpático Francisco Nicolás

Resulta que lo estábamos haciendo mal. El camino para obtener ganancias no era el esfuerzo, mucho menos el estudio.

Francisco Nicolás ha venido a darnos una lección:

Vivimos en un país meritocrático: el mérito de tener (o inventarse) buenos padrinos lo es todo. Todo. Terminar la carrera, tener algo que ofrecer… son añadidos sin importancia.

Vivimos en un país liberal: en el que el intervencionismo gubernamental es tan mínimo se limita a meros sobornos para vender fincas.

image

Por Pedro Vera, el más sagaz cronista de la sordidez española

Y el personaje nos cae simpático. Vemos en él un dechado de virtudes. Un crack, un genio, … nada que ver con esos lloricas que se van a terminar sus doctorados fuera.

Pedro le invitaría a gusto a unas copas, haciendo un esfuerzo con los dos meses de paro que le quedan.

María no tendría inconveniente en acostarse con el ilustre, siempre que la cama la ponga él, pues desde que desahuciaron a sus padres y viven con ella la intimidad está complicada.

Lola siente simpatía natural hacia el joven, que le recuerda mucho a su hijo. Le añora mucho ahora que limpia platos en Londres.

A Juan, la divertida historia le ha animado un poco en estos días duros en los que a su madre ha muerto de cáncer, a la espera de un tratamiento que de tanto retrasado resultó inútil.

El contrapunto a tanta diversión y simpatía lo ponen algunos cortarrollos que, como yo, opinan que hay pocas cosas más despreciables que un esclavo satisfecho.

Charlas Naukas 2014

Un año más he visitado Bilbao en el último fin de semana de Septiembre con motivo del Naukas (algo les sonará, dí bastante la brasa por aquí).

Como siempre, el nivel de las charlas fue alucinante. Tuvimos teatro, dos conciertos, trucos de ilusionismo (incluyendo un desmayo fingido) y hasta robots. Podéis verlas aquí.

Si estáis particularmente interesados en la mía, que versó sobre Navegación Astronómica, podéis verla en este link.

image

Os aconsejo vivamente que veáis alguna más, pues la mía fue, sin duda, una de las más mediocres.

Comienza Naukas 2014

Mañana a las 10:00 AM (CEST) dará comienzo Naukas 2014.

Aquellos que no podáis acudir al evento en persona podréis seguirlo por streaming desde la página de EITB. Aún no tenemos el enlace concreto, pero iremos informando en directo desde nuestra web y desde nuestra cuenta de Twitter.

Un servidor hablará de navegación astronómica a las 10:20 AM del Viernes.

Naukas 2014

Un año más, la ciudad villa de Bilbao acogerá el encuentro Naukas. Será los días 26 y 27 de Septiembre en el Paraninfo de la UPV/EHU (entre el Guggenheim y la Torre Iberdrola), y les aconsejo sinceramente que lo visiten si les pilla a mano. Además, la entrada es gratuita hasta completar aforo.

Pueden echar un vistazo al programa.

naukas_bilbao_14med

Tengo que confesar un secreto: Naukas NO es un evento científico. Al menos, no única ni principalmente.

Hay divulgación científica, sin duda, pero ante todo Naukas es un espectáculo. En todas las charlas habrá dos hilos conductores, uno débil y otro fuerte:

  • El hilo débil es que las charlas versarán sobre temas científicos. ¿Por qué digo que es débil?, ¡por que absolutamente cualquier tema puede ser un tema científico si se le da el enfoque adecuado!Se hablará de temas tan variados como drogas, deportes, viajes, literatura… tendremos incluso un mago y un concierto de los Leftover Lights (por cierto, uno de sus miembros además nos dará una charla sobre microbiología titulada “¿Puede una bacteria salvarte de salir volando por los aires?”), y un Naukas Kids para los más pequeños.

    Piense en ello la próxima vez que escuche eso de que la ciencia no es interesante.

  • El hilo fuerte es que la inmensa mayoría de los ponentes son unos narradores de primer orden. Da igual el tema que traten, incluso pueden lograr emocionarte hablando de su tesis en bioquímica. ¿No me creen?, véanlo ustedes mismos en el vídeo que enlazo bajo estas líneas.

Un servidor hablará sobre “Navegación astronómica” a las 10:20 am del Viernes 26.

Y para los más incondicionales de ésta casa, aquí dejo las dos charlas que dí el año pasado:

El Ibiza amarillo

La protagonista de esta historia es una profesora de secundaria. Profesora de un instituto especialmente conflictivo.

En cierta ocasión, al salir de clase, los profesores encontraron que alguien había destrozado sus coches. Ruedas pinchadas, rayaduras en la carrocería, retrovisores partidos e incluso alguna luna rota. El ensañamiento con cada vehículo se intuía proporcional al odio que levantaba cada profesor entre sus alumnos. Un caso claro de vandalismo.

La única y extraña excepción fue el coche de nuestra protagonista, que se encontraba intacto. Nunca se tuvo por una profesora especialmente apreciada… más bien se consideraba del montón, así que este trato excepcional le resultó desconcertante.

Tras mucho darle vueltas descubrió que la verdadera causa de que respetasen su coche nada tenía que ver con la lealtad ni el aprecio, sino con algo mucho más antropológico y, a su manera, fascinante:

Su coche, un Seat Ibiza amarillo de segunda mano, había pertenecido previamente a un bakala de mucho prestigio en la zona. Aún conservaba, además de incontables chinazos en la tapicería, parte del tuning que este había realizado con mimo y esmero.

ibiza

Y los jóvenes eran vándalos, sin duda… pero, al igual que el general von Choltitz cuando se le ordenó incendiar París, quedaron paralizados ante la idea de destruir una obra de arte de primer orden.

Reseña: Comer sin miedo

¿Recuerdan aquellas amables (pero dolorosas) collejas de nuestras madres cuando de niños no nos terminábamos la sopa?, ¿aquella norma no escrita según la cuál no se debe preguntar qué lleva un plato?, ¿eso de no tocar los cojones en casa ajena para que nuestra tortilla nos la hagan sin cebolla? ¿Seguro que lo recuerdan?, ¡pues no lo parece, rediós! ¿Qué diablos es esa moda de evitar el gluten sin ser celíaco?, ¿qué tontá es esa de la comida bio?, ¡maniáticos!, ¡que sois unos maniáticos!… ¡como se nota que no habéis conocido el hambre! Bromas aparte, el mundo de la alimentación está plagado de mitos infundados. Mitos de todo tipo, desde simpáticos equívocos a auténticos peligros para la salud.

flowRoot3170

Inspirado en hechos reales

Si está usted mínimamente interesado en cuestiones de alimentación, es probable que le interese el libro Comer sin miedo de J.M. Mulet (Destino). En el momento en que escribo estas líneas va ya por la 5ª edición en sus apenas seis meses de vida. Se trata de un libro destinado a todos los públicos (excepción hecha, quizá, de aquellos que prefieren informarse a través de vídeos locutados por Loquendo) y no es necesaria formación previa en biología para disfrutarlo. El tono del libro destila bastante cachondeo y mala leche, con capítulos como Una marca comercial llamada alimentación ecológica o Mejor conservante en mano que salmonela volando. csm En cuanto al autor, a pesar del escaso tiempo libre que le deja la gestión de los numerosos sobornos que, según sus críticos, recibe de malvadas compañías biotecnológias como Monsanto, Mulet encuentra hueco para ejercer como profesor de biotecnología en la Universidad Politécnica de Valencia, ocuparse de su blog, Tomates con genes, dar charlas y sí, escribir libros.

Thriller psicológico

La película comienza con un tipo cenando una pizza precocinada.

Se acuesta, y no recuerda si ha apagado el horno.

Se levanta a comprobar si lo ha apagado, y así es. Todo está en orden.

Vuelve a acostarse, pero al rato siente la necesidad de volver a comprobarlo.

Así una y otra vez hasta llenar 2 horas y media de metraje. Por supuesto, todo en blanco y negro y utiliando el magiar (con subtítulos) como único idioma vehicular.

csb

Pero hay una sorpresa; la obra no termina con los títulos de crédito. Precisamente es entonces cuando empieza la diversión, la transgresión de las fronteras tradicionales del arte. Mejor dicho, unas pocas horas después: cuando empiecen a menudear los críticos mediocres impresionados por la falsa profundidad del filme.

Y es que con la entrada, se compra también el derecho a molerles a collejas.

Se lo digo yo, una obra de arte inmortal.